Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Caso omiso a los horarios de carga y descarga en la Part Alta

El concejal de Mobilitat, Josep Acero, es partidario de colocar un pilón en el Portal de Sant Antoni para evitar que sigan entrando los vehículos fuera de la franja permitida

Núria Riu

Whatsapp
El pasado jueves, cuando faltaban pocos minutos para las dos de la tarde, estaba estacionado uno de los camiones de reparto. FOTO: dt

El pasado jueves, cuando faltaban pocos minutos para las dos de la tarde, estaba estacionado uno de los camiones de reparto. FOTO: dt

Jueves a las 13.50 horas, un vehículo de reparto de cervezas está parado en la zona de carga y descarga de la Plaça de les Peixateries Velles. A escasos metros un cartel informa de que el horario de reparto es de 8 a 12 horas. El conductor está ausente mientras pasa un segundo camión. En este caso, sigue su recorrido y enfila por la calle Sant Llorenç.

«Esto es habitual. Llego a casa todos los días alrededor de las dos del mediodía y no hay día en el que no me encuentre algún camión parado. Y aquí aún están estacionados en una zona habilitada, pero a veces te los encuentras aparcados encima del arcén y hacen el reparto tan tranquilos, mientras la gente tiene que esquivar los camiones», explica Maria Rosa Sans, vecina de esta zona del Casc Antic. La proximidad con el Portal de Sant Antoni y la Plaça del Fòrum hace que la Plaça de les Peixateries Velles sea un punto en el que es habitual que paren los camiones fuera del horario. «Aquí hay días en los que pasas a la una del mediodía y está colapsado. Hay furgonetas en doble fila y si no tienen espacio se meten en la Plaça del Fòrum. No tienen problema porque tampoco nadie les dice nada», asegura el presidente de la Associació de Veïns de la Part Alta, Manel Rovira.

El Ayuntamiento actualizó el pasado 26 de julio de 2017 el decreto que establece las condiciones que regulan la circulación y el estacionamiento en el Centre Històric de Tarragona. En el artículo 7a, el documento recoge que «se suprimen las reservas de espacio destinadas a estas operaciones (carga y descarga)». No obstante, prácticamente hace quince meses desde su aplicación y estos espacios aún están reservados para dicha finalidad y los coches no las utilizan para aparcar. 

En lo que va de año se han puesto 1.454 multas por estacionamiento indebido en el barrio

El documento recoge también que a partir de las doce del mediodía ya no debería poder circular ningún camión de reparto por la Part Alta, ya que éste es el horario máximo permitido. Además, en las zonas excluidas al tráfico de vehículos se permite tan solo hasta las 11. Así, a esta hora el pilón de la calle Merceria sube para que las calles puedan ser tan solo para la gente. Pero la realidad es que en aquellas zonas en las que no hay ningún tipo de barrera los camiones siguen circulando a lo largo de todo el día y en especial durante el mediodía. «El problema es que hay algunos bares que a las 12 no han abierto, pero los establecimientos deben adaptarse. Esto pasa en los centros históricos de todas las ciudades del mundo y si no que se habiliten más plazas fuera de la muralla y que hagan el reparto con un carrito», defiende Rovira.

Hay vecinos que aseguran que han visto furgonetas incluso repartiendo pasada la medianoche. «Es un despropósito detrás de otro. Yo he visto casos en los que el camión del hielo pasa a la una de la madrugada. No sé si se le habrá acabado a alguien y llama o ya lo tienen así», asegura Andreu Ximenis, vecino del barrio y uno de los portavoces de la Plataforma Farts de Soroll. 

En lo que va de año, la Guàrdia Urbana ha tramitado un total de 1.454 denuncias por estacionamiento indebido en las principales calles de la Part Alta. Esta cifra incluye tanto los incumplimientos en la carga y descarga como los turismos que han cometido alguna infracción. La zona en la que se han puesto la mayoría de estas multas es la Rambla Vella (1.288), seguida de Les Coques (137) y la Plaça de la Font (13). Los datos significan un descenso respecto al año pasado. Aún faltan los datos del último trimestre, no obstante ya puede apreciarse esta tendencia después de que en el año pasado se pusieron 2.307 sanciones. 

Para el concejal de Seguretat del Ayuntamiento de Tarragona, Javier Villamayor, «significa que las infracciones en zonas de carga y descarga son bastante inferiores». El edil socialista pone en valor que «las patrullas están informando más que multando».

Villamayor es el responsable en materia de seguridad. Sin embargo, las decisiones en materia de Mobilitat recaen sobre el concejal del Partido Popular, Josep Acero. Su departamento es el que se encargó de revisar el decreto. 
Acero afirma que «quejas directas sobre este tema no me han llegado». Explica que éste es uno de los pasos para que después pueda avisarse a la Guàrdia Urbana de la problemática y valorarse si debe incrementarse el control. 

El edil de los populares es partidario de que en el Portal de Sant Antoni acabe colocándose un pilón como el que ya hay en el Portal del Roser para acabar con las malas praxis en el barrio. Acero defiende que el funcionamiento sea similar, con el acceso libre para los vecinos y los vehículos de emergencia y prohibido para el resto. Además esta barrera debería bajar por las mañanas, para que pudieran entrar los camiones de reparto, así como las dos veces al día en las que entran y salen los niños del colegio Lestonnac. «Es un tema que cuando quede claro el cómo y el cuándo de la peatonalización de la Part Alta deberá acabar de definirse», asegura Acero. Sin embargo, la comisión que debate esta cuestión la preside otro concejal, Josep Maria Milà, responsable de Urbanisme.

Temas

Comentarios

Lea También