Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Causan daños a las dos torres de Creu Roja en el Miracle

En uno de los puestos doblegaron el mástil de la bandera y en el otro partieron la puerta de entrada así como los anclajes. Los autores no se llevaron nada en ninguno de los dos casos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Puerta rota del puesto de la plataforma multifuncional. Foto: DT

Puerta rota del puesto de la plataforma multifuncional. Foto: DT

Los dos puestos de socorro que tiene Creu Roja en la playa del Miracle han sido objeto, la misma noche, de sendos ataques, que han dañado las instalaciones. Estas han sido víctimas en los últimos años de diversas gamberradas y destrozos, aunque los de esta semana son los primeros de la temporada.

Ambos ataques tuvieron lugar en la noche-madrugada del domingo al lunes, por lo que los socorristas se percataron de los desperfectos a las diez de la mañana, cuando comenzaban la jornada. En el puesto que está en la plataforma multifuncional, los gamberros reventaron la puerta de acceso a la torreta. Partieron la puerta y los anclajes, señala el responsable de playas de Creu Roja de Tarragona, Hugo Núñez.

Los autores accedieron al interior de las instalaciones, pero no pudieron sustraer nada porque se deja vacío: «Sólo tenemos la estructura de madera, con el mástil, la cuerda y la antena. No dejamos nada. Cuando el socorrista marcha a las siete de la tarde se lo lleva todo a la base», señala Núñez, quien reconoce que es mucho trabajo. Añade que otro de los problemas que tienen es que la entrada, al quedar apartada de la zona de tránsito de personas, suele ser usada por los jóvenes para hacer sus necesidades, con el consiguiente olor a orina, «pasamos una manguera, pero no se marcha». Lo ideal, asegura, sería que la puerta estuviera en la parte baja, que impidiera subir las escaleras.

El mástil

Un caso diferente ocurrió en el puesto más cercano al Port Espotiu, donde los gamberros rompieron el mástil. Núñez asegura que posiblemente los individuos cogieron la cuerda, se colgaron de ella y con el peso doblaron el palo. «Ya no se puede reparar. Es inútil, porque es de aluminio. Otras veces lo hemos llevado a arreglar y el herrero nos ha dicho que no podía ser». Y es que no es la primera ni segunda vez que ocurre un hecho similar, aunque no este año. Para salir del paso, actualmente instalan mástiles portátiles y desmontables, »no es tan visual y conlleva muchos dolores de cabeza», recalca el responsable de playas de Creu Roja Tarragona.

Durante esta temporada, alguien intentó forzar la entrada a la caseta instalada en la playa de Tamarit. Arrancó alguna ventana, pero no consiguió entrar. También han realizado pintadas en las casetas de la playa de la Arrabassada.

Temas

Comentarios

Lea También