Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cerca de 3.000 niños aprenden vela cada año

Desde 2007 el Club de Vela Platja Llarga y el Ayuntamiento tienen un convenio para promocionar esta actividad

Núria Riu

Whatsapp
Imagen de archivo de las actividades del campus de vela, que se hace todos los veranos. FOTO: DT

Imagen de archivo de las actividades del campus de vela, que se hace todos los veranos. FOTO: DT

La vela busca romper estereotipos y generar un interés que permita a esta actividad gozar de un estatus similar al del esquí. En esta línea, el club Platja Llarga promueve actividades para las escuelas, acercando a cerca de tres mil escolares a estas instalaciones. 

A partir del convenio con el Ayuntamiento de Tarragona, este año tiene lugar una nueva edición del ciclo Esports a la Carta. Escuelas e institutos de primaria y bachillerato organizan grupos para aprender algunas de las disciplinas más populares, como pueden ser el kayac, el padel, el surf o el windsurf.

«La semana que viene tenemos todos los días el instituto Campclar y cada día vendrá un grupo para conocer las diferentes prácticas», explica la gerente de la entidad, Herminia Hertea.

El programa se inició en el año 2007 y progresivamente ha ido creciendo, con nuevos centros y, por tanto, más participantes. Este año, entre 1.200 y 1.500 niños tomarán parte en esta iniciativa. 

¿Una asignatura?

Las actividades con los escolares significan en cierta forma el inicio de la temporada para la entidad. A pesar de que el Club Vela Platja Llarga abre todo el año, es a partir de abril cuando se concentra buena parte de la oferta formativa. Los veranos ya son sinónimo de Campus de Vela, mientras que en los meses más fríos ya es un clásico la escuela multivela.

Esto ha permitido que ahora mismo esta disciplina marítima ya se ofrezca como actividad extraescolar por parte de algunas AMPAS. Además, a partir de un convenio firmado con la Universitat Rovira i Virgili (URV), el aprendizaje de la vela convalida a los estudiantes como créditos de libre elección.

Hertea va más allá: «El objetivo es que pueda convertirse en una asignatura, como se hace en algunas escuelas de montaña con el esquí». El espacio a recorrer todavía es muy largo. Pese a ello, cada vez más, las entidades vinculadas a la náutica reivindican poder hacerse un puesto y que el mar tenga el mismo reconocimiento. 

Temas

Comentarios

Lea También