Chapuzón canino en las playas de Tarragona

En la provincia hay siete playas habilitadas para poder llevar a los perros

ELISENDA ROVIRA

Whatsapp
Los cuidadores evitan que los perros ingieran agua del mar. FOTO: Pere Ferré

Los cuidadores evitan que los perros ingieran agua del mar. FOTO: Pere Ferré

Hacer turismo con mascotas cada vez es más común, pero son muchas las playas que prohíben llevar perros. El turismo de costa, además, es el más frecuentado en todo el país y cada vez más establecimientos facilitan el turismo con mascotas. La provincia de Tarragona cuenta con tan solo 7 playas habilitadas para perros, entre un total de alrededor de 150 playas y calas regladas. Es decir, solo un 4% de las playas en la provincia son aptas para ir en compañía del mejor amigo del hombre.

Las razones de esta prohibición son muchas, pero entre los motivos más comunes está la molestia a terceros que pueden causar los perros. Probablemente, aquellos quienes no tienen mascotas no querrán que estas corran por encima de sus toallas, echen arena encima de sus bolsas u orinen en la arena en la que después van a jugar los más pequeños. Así pues, la solución pasa por habilitar playas caninas y prohibir el acceso de los perros al resto de playas.

Los canes más valientes se adentran a nadar en el agua. Otros prefieren simplemente remojarse en la orilla y echar a correr hacia la arena cuando una pequeña ola se les acerca, pero todos pueden disfrutar de un divertido día de playa en alguna playa del territorio tarraconense.

Playa de la Bassa del'Arena, en Deltebre. FOTO: Joan Revillas

Alcanar, Deltebre, l’Ametlla de Mar, Mont-Roig y Cambrils son los municipios que cuentan con playa canina. La última incorporación a esta lista ha sido la de Roda de Bará, que se habilitó a principios de este mes. La de Cambrils era la playa para perros ubicada más al norte de toda la provincia, y con esta, la Costa Daurada Central cuenta con un espacio más para satisfacer este tipo de turismo con mascotas. Cala Torrota, en Roda de Bará, se encuentra entre la playa Llarga y la Punta d’En Guineu.

Regulación

La Ley de Costas, normativa que regula todas las playas en España, deja a manos de los distintos ayuntamientos el mantenimiento, la limpieza y la regulación de seguridad de las playas. Saltarse estas regulaciones puede comportar multas para los dueños de entre los 90 y los 1.500€. Así pues, son estos los encargados de prohibir o permitir el acceso de los perros a las playas. Esta regulación puede ser estacional o para todo el año. Además, el listado de playas caninas debe actualizarse anualmente porque las ordenanzas municipales pueden variar de un año a otro.

Punta del Riu, en Mont-roig. FOTO: Alba Mariné

RedCanina es una página web que recopila información para quienes tienen perros. Entre su contenido, hay un recopilatorio actualizado de las playas caninas del país. Fue una iniciativa de Verónica Arnedo para hacer frente a la falta de información sobre la regulación de las playas.

A pesar de que el acceso de los perros sea libre en las playas caninas, también hay que cumplir con una serie de normas básicas y medidas de seguridad.

Para evitar incidentes, hay que mantener controlada a la mascota, recoger los excrementos, asegurarse que el perro lleva incorporado el microchip y estar al día de vacunaciones, llevando la cartilla encima. Además, si está considerado un perro potencialmente peligroso deberá ir atado y con bozal.

Beneficios y precauciones

La playa es muy beneficiosa para las personas, igual que lo es para los perros. Igual que los humanos, los animales también necesitan la dosis diaria de vitamina D que proporciona la luz del sol y afecta positivamente a su estado de ánimo.

El agua salada también les ayuda a deshacerse de las bacterias perjudiciales y si tienen alguna cicatriz, se curará mucho más rápido a la vez que ayudará a la desinfectación de este tipo de magulladuras. Finalmente, la playa es un buen espacio para encontrarse con otros canes, correr y pasar un divertido rato con las familias.

Igual que las personas, los perros deben tomar precauciones para exponerse a las condiciones de la playa: calor, arena, agua salada… Un consejo para sus responsables es el de llevar un bebedero con agua potable para evitar que los canes ingieran agua salada. Entre otros problemas, esta puede causarles problemas gástricos.

En cuanto al sol, el pelaje protege a los perros de este, por eso no es aconsejable raparlos en verano. Para las zonas desprotegidas como las orejas o la nariz, puede aplicárseles protector solar +30 resistente al agua. Antes de marcharse o una vez en casa, es aconsejable darle un baño o ducha de agua dulce.

Temas

Comentarios

Lea También