Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CiU aspira a ganar las elecciones en Reus pero los pactos serán la clave

Pellicer espera repetir gobierno tras mejorar la situación financiera del consistorio. Las incógnitas pasan por el nivel de fragmentación que se producirá y como afectará el caso Innova
Whatsapp
Imagen de uno de los últimos plenos celebrados en el consistorio reusense. Foto: A.M

Imagen de uno de los últimos plenos celebrados en el consistorio reusense. Foto: A.M

Hace semanas que en Reus todo el mundo hace sus quinielas. Y no es extraño, ya que la ciudad afronta las elecciones municipales con más incógnitas de su historia. Atrás quedan aquellos años en los que todo pasaba por el PSC y su liderazgo al frente de los primeros tripartitos catalanes.

Pero aquella plácida realidad –conocida como el oasi reusenc– finalizó en 2011 con la victoria de CiU, capaz de capitalizar el desgaste político y económico del legado del exalcalde Pérez y de un ‘rum rum’ que finalizaría con el inicio del caso Innova. De hecho, la judicialización de la vida política ha sido constante durante el mandato del alcalde Carles Pellicer, si bien siempre apuntando a presuntas corrupciones del anterior mandato –todos sus miembros están imputados–.

Esto ha sido así hasta lo ocurrido la semana pasada con la detención de la primera teniente de alcalde, Teresa Gomís (CiU), quien, por cierto, no repite en la lista. Y es que la sombra de sospecha está ahora también sobre la gestión realizada por Pellicer estos últimos años cuando su voluntad era la de fiscalizar y acabar con el holding municipal. Aún así, en un inicio llegó a ratificar en el cargo de director general a Josep Prat para continuar con la misma estructura básica.

Pero vayamos por partes. A pesar de todo lo ocurrido los últimos días, todo apunta a que CiU repetirá como la fuerza más votada aunque con dudas sobre su resultado final. Entre los principales logros del gobierno de Pellicer están la política económica realizada, con una la reducción del endeudamiento, su incasable trabajo en los barrios y haber logrado desatascar el centro comercial del Parc Sant Jordi.

Por contra, más complicado parece que lo tiene su exsocio de gobierno. El Partido Popular –que ya ha dicho que difícilmente repetiría con Pellicer– afronta unos comicios tras el convulso episodio con su exlíder, Alícia Alegret, y sin caras nuevas. Además, tiene un competidor que parece lanzado a entrar con fuerza en el arco municipal reusense. C’s encarna ahora mismo en Reus la ilusión del electorado unionista, tal y como se pudo ver en la conferencia de su alcaldable, Juan Carlos Sánchez, en la Cambra de Comerç.

 

Nueva política

C’s, pero también Llista Unitària y denouReus, abanderan dos de los conceptos que se auguran determinantes en clave extramunicipal. El primero es el eje de la nueva política, mientras que el otro es el posicionamiento sobre la cuestión soberanista. De hecho, tanto Llista Unitària como denouReus suscriben la hoja de ruta marcada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC).La primera de estas dos formaciones está liderada por Àlfred Pitarch, tras su marcha de ERC, y cuenta con el apoyo de Solidaritat. Por otra parte está denouReus, partido municipalista liderado por Lluís Gibert y gestado en las redes sociales por un grupo importantes de reusenses descontentos con la política local.

El documento de la ANC también lo firman Reus Esquerra Nacional (ERC, Més Reus, MDC y Avancem) y la CUP. El papel de la formación de la alcaldable– la única estos comicios– Noemí Llauradó es una incógnita, aunque nadie duda de su entrada en el consistorio. De hecho, la pérdida de representación de ERC en 2011 fue una sorpresa mayúscula en una ciudad donde siempre se había movido entre dos y tres concejales. Si el ambiente nacional es favorable para Reus Esquerra Nacional, el caso Pitarch y la existencia de distintos partidos con la independencia como uno de los ejes centrales podría restarles votos al compartir electorado.

Los aires también son favorables para los cupaires. Su trabajo de denuncia constante contra el gobierno CiU-PP y, sobre todo, haber destapado el caso Innova ante la Fiscalía son dos cartas de presentación a tener mucho en cuenta en un partido que dispone en Reus de una base amplia y sólida. Así pues, David Vidal podría abandonar su solitud en los plenos el próximo mandato.

Después está el partido municipalista Ara Reus liderado por el exconvergente Jordi Cervera y que es otro de los que aspira a cosas importantes en el Ayuntamiento. Desde un principio, sus responsables han capitaneado las denuncias en los juzgados de Reus tanto en el caso Innova como el de Tecnoparc. Durante esta legislatura, además, han alternado su ayuda al gobierno, como en el caso de la aprobación de los últimos presupuestos con CiU en minoría, con críticas mucho más punzantes.

¿Y los socialistas?

El PSC se encuentra en una tesitura complicada a pesar del trabajo de Francesc Vallès y sus intentos por desvincularse del legado del exalcalde Pérez –ninguno miembro de la vieja guardia repite en la lista electoral–. Si la herencia no parece favorecerle, tampoco lo hacen las siglas del partido, en claro retroceso en toda Catalunya. Sin embargo, la etiqueta de RTV de Vallès, sus ingentes proyectos y su gran oratoria son aspectos a tener en cuenta.

Pero si algo tiene claro el propio Vallès y el resto de partidos es que deberán encontrar apoyos fuera de casa si quieren formar gobierno. Y es que tan apasionante como se presentan las elecciones lo será también el día después, cuando empezará la rueda de los pactos. Pero esto, ya merece de otro análisis.

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También