Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ANÁLISIS

Ciutadans y PP, dispuestos a todo para evitar un gobierno ‘indepe’ en Tarragona

Las dos formaciones abren las puertas a Josep Fèlix Ballesteros y responsabilizan de los malos resultados a la poca participación y a la fragmentación del voto 

Carla Pomerol

Whatsapp
Los cuatro concejales de Ciutadans, el domingo, al conocer los resultados. FOTO: Carla Pomerol

Los cuatro concejales de Ciutadans, el domingo, al conocer los resultados. FOTO: Carla Pomerol

Los partidos del bloque 155 –Ciutadans y PP– en Tarragona aseguran estar dispuestos a todo para evitar un gobierno municipal independentista, encabezado por el republicano Pau Ricomà.

Aunque de ellos no dependa el futuro del consistorio tarraconense, los dos líderes de las formaciones constitucionalistas quieren dejar las puertas abiertas por si a caso Ballesteros (PSC) les viene a buscar. 

Ciutadans consiguió mantener los cuatro escaños en la Plaça de la Font y ganó mil votos más. Pero no están satisfechos. Se esperaban más. De hecho, los naranjas veían a Rubén Viñuales como el próximo alcalde de la ciudad. «Creo que la baja participación en los comicios nos ha perjudicado, y esto beneficia siempre a los mismos. Estoy seguro de que aquellos que no fueron a votar el domingo, se han levantado hoy –ayer, para el lector–, y se han arrepentido al ver que es posible un gobierno independentista en Tarragona», asegura el líder de Ciutadans, Rubén Viñuales.

La formación naranja opina que los votantes de ERC se han movilizado, «a diferencia del voto constitucionalista, que ya está agotado después de tantas elecciones», explica Viñuales, quien tiene claro que «cuando toda Tarragona va a votar no gana el independentismo». 

Viñuales confiesa que Ballesteros no le ha llamado, pero personas de su entorno más cercano, sí. «Todo lo que puedo decir es que haremos lo que esté en nuestras manos para que no haya un gobierno independentista en la ciudad», asegura el número 1 de Ciutadans, quien abre la puerta al PSC para firmar un posible pacto de gobierno. Pero Viñuales prefiere no cambiar su discurso e insiste en que «si hay apertura de juicio oral contra Ballesteros por el caso Inipro, pediremos inmediatamente su dimisión. Sea cual sea la situación».

Viñuales teme que Ballesteros y Ricomà lleguen a un acuerdo. «No es la primera vez que lo harían y ambos tienen una edad parecida. Saben que es su última oportunidad», concluye Viñuales. 

«Tarragona ha hablado claro»

La peor parte de la jornada electoral se la llevó el Partit Popular de José Luis Martín. Pasan de cuatro a dos concejales en el hemiciclo de la Plaça de la Font y pierden casi dos mil votos. Protagonizaron la cara del fracaso. «Mantenemos la representación y, comparado con otros puntos de Catalunya, no nos podemos quejar», asegura el líder del PP en Tarragona, quien responsabiliza de la derrota «a la tendencia de las elecciones generales del pasado mes de abril y a los casos de corrupción en general, aunque en Tarragona no haya habido. Nos han castigado igualmente».

Martín avisa: «Los tarraconenses no han confiado en el PP y ahora deberán asumir las consecuencias de la fragmentación del voto de centro-derecha». Para el número 1 de los populares, «los 1.600 votos a VOX servirán para que en Tarragona haya un gobierno independentista».

Martín asegura que, por el momento, nadie le ha llamado. «Me he encontrado con Ballesteros y le he felicitado. No hemos hablado de nada más». Los populares no quieren imaginar todavía ningún escenario, ya que «es pronto y todo está muy abierto. Quedan tres semanas y la situación es compleja. Solo puedo decir que haré todo lo que esté en mis manos para evitar que Ricomà sea el alcalde. Pero debemos reconocer que Tarragona ha hablado claro y que, por lo tanto, debemos ser consecuentes».

Ni Ciutadans ni PP tienen la llave de nada, pero ambos seguirán esperando cuáles son los pasos del alcalde Ballesteros durante las próximas tres semanas. Por el momento Viñuales y Martín cruzan los dedos para que Comuns e independentistas no apoyen a Ricomà. 

Temas

Comentarios

Lea También