Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Clamor unánime para pedir a Boi Ruiz 'que no juegue con la salud'

Unas 200 personas se concentran frente a la Delegació del Govern para reclamar la apertura las 24 horas de hemodinámica
Whatsapp
Algunos manifestantes, ayer por la tarde en la calle Sant Francesc. Foto: Lluís Milián

Algunos manifestantes, ayer por la tarde en la calle Sant Francesc. Foto: Lluís Milián

Cerca de dos centenares de personas respondieron ayer al llamamiento de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona (CET) y se concentraron frente a la Delegació del Govern en Tarragona. Su principal demanda es que el conseller de Salut, Boi Ruiz, anuncie la fecha concreta en que se ampliará el servicio de hemodinámica a 24 horas en el Hospital Joan XXIII de la ciudad. A la protesta le dieron su apoyo las más de 80 entidades que conforman la coordinadora y también numerosos partidos políticos y sindicatos.

En el manifiesto que difundió la organización, además de las reclamaciones sobre el servicio de hemodinámica, se pide también la dimisión del conseller Boi Ruiz, que se reabran los servicios de urgencias de los Centres d’Atenció Primària de los barrios de Tarragona las 24 horas, o que se reduzca el tiempo de espera en las operaciones garantizadas a fin de que los plazos cumplan con la legislación vigente, entre otras cuestiones.

«Estamos cansados de esta falta de respeto y de que nos hayan robado nuestros derechos», exclamó el presidente de la coordinadora convocante, Ángel Juárez. «Esto tiene que acabar. No puede haber cinco o seis unidades de hemodinámica en Barcelona con servicio las 24 horas, y ninguna en Lleida, Girona o Tarragona, cuando estamos hablando de 800.000 personas», prosiguió el portavoz de los manifestantes, y concluyó:«Es una tomadura de pelo. No nos pueden tratar como a números o, peor aún, como a marionetas».

 

Continúa el encierro

Ayer continuaba la protesta de los manifestantes que, convocados por la CGT, se encerraron el jueves en el Departament de Salut. Su intención es mantenerse allí de manera indefinida hasta conocer la fecha de apertura del servicio.

Los manifestantes han decidido no moverse porque después de hablar con el delegado de Salut, Josep Mercadé, y el Gerente del ICS, Pere Montserrat, no consiguieron hacerse con la fecha, informaba Agustí Aragonés, representante de la CGT.

Los manifestantes están instalados en la primera planta del edificio ubicado en la Avinguda Maria Cristina, a pocos metros del despacho del delegado. Además, han utilizado la sala de actos para instalar sus sacos de dormir.

Dos agentes de los Mossos d’Esquadra, apostados a mediodía de ayer a la entrada del edificio, sólo permitían la entrada y salida de trabajadores y de quienes tenían que hacer algún trámite. Aunque no estaba planteado el desalojo de los manifestantes, se les advirtió de que si salían del recinto no podrían volver a entrar.

A pesar de todo, hacia las dos de la tarde una veintena de personas consiguió entrar al recinto para sumarse al encierro.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, volvió a exigir ayer la máxima celeridad para la apertura del servicio de 24 horas de la unidad, «que es necesario y urgente».

A propósito del malestar que han causado entre los trabajadores del Hospital Joan XXIII las declaraciones del conseller apuntando a posibles responsabilidades entre los profesionales, Ballesteros señaló que «en ningún caso permitiremos que se ponga en entredicho la profesionalidad y calidad asistencial que prestan todos y cada uno de los profesionales sanitarios que desarrollan su tarea en el Hospital Joan XXIII».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También