Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Clare Goodness: "En mi ciudad no necesito el coche, soy afortunada"

La experta en ciencias del medio ambiente británica considera «esencial hacer todo lo que esté en nuestras manos para actuar contra el cambio climático». Fue la encargada de la conferencia inaugural del curso de na URV

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
La investigadora de ciencias del medio ambiente, Clare Goodess. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La investigadora de ciencias del medio ambiente, Clare Goodess. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La investigadora y directora sénior de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia (UEA, Norwich, Reino Unido) fue la encargada ayer de pronunciar la lección inaugural del nuevo curso académico de la URV con la conferencia Why UEA has declared a climate and biodiversity emergency (Por qué la UEA ha declarado una emergencia para el clima y la biodiversidad).

¿Por qué la Universidad de East Anglia ha declarado la emergencia para el clima y la biodiversidad?
Mi grupo de investigación fue uno de los primeros del mundo en producir un registro de la temperatura global y que ha proporcionado la primera demostración de que el mundo se está calentando. Mis compañeros también han ayudado a comprender y demostrar que somos los humanos los que producimos este calentamiento. Al mismo tiempo, soy un poco crítica con mi universidad porque, habiendo declarado esta emergencia, hasta el momento no está ejerciendo un claro liderazgo. Debemos hacer más presión para demostrar que no son solo palabras, sino que vamos en serio a la hora de cambiar los planes, las estrategias y las prácticas diarias de la universidad para abordar esta emergencia.

Surge la necesidad de trabajar interdisciplinariamente para combatir el cambio climático. ¿Es una teoría o realidad?
Poco a poco se está convirtiendo en algo más que una teoría. Para mí es muy importante. Soy una científica del clima y física, pero veo que hay científicos sociales y economistas que pueden contribuir y ayudar a que mi trabajo se acerque más a la sociedad, para conjuntamente abordar los problemas del cambio climático. Lleva mucho tiempo comprenderse los unos a los otros, entender los diferentes lenguajes de las diversas disciplinas, pero creo que hacerlo es esencial para la sociedad.

¿Se ha escuchado más la voz de científicos como usted que a los investigadores de otros campos en las cuestiones relacionadas con el clima y la transición energética?
Con respecto al cambio climático, las voces más fuertes provenían de los científicos climáticos y físicos demostrando que el cambio climático es una realidad y demostrando que las personas son las responsables. Ahora, esto ya es irrefutable. Por lo tanto, la ciencia social y el aspecto más político de cómo podemos transformar la sociedad se ha vuelto muy relevante. Es ahí donde los científicos sociales y la gente que verdaderamente comprende los procesos de la toma de decisiones se vuelven realmente esenciales.

Hay unos objetivos marcados para el 2030. ¿Son factibles?
A raíz de las conversaciones con mis compañeros, que son más expertos a la hora de entender el ciclo del carbono, las emisiones y sus concentraciones, creo que consideran que todavía tenemos tiempo para actuar, pero muy poco. Es por eso que la gente habla de una emergencia climática, pero resulta claro que esto va a implicar verdaderas transformaciones por parte de gobiernos, sistemas y todos nosotros a nivel individual. Creo que esto sigue siendo viable y que es esencial que hagamos todo lo que esté en nuestras manos para actuar.

¿Qué podemos hacer a nivel individual?
Deberíamos ser más conscientes del impacto que tiene cada cosa que hacemos y lo responsables que somos de nuestras emisiones de carbono. Pensar de dónde proviene nuestra energía y el modo de transporte de esa energía. Sé que no es fácil andar o ir en bici, ante la posibilidad de conducir. Hace 20 años que no tengo coche y soy muy afortunada de vivir en una ciudad que tiene un transporte público muy eficiente y muy bueno. Ahora pienso más en cómo me desplazo para ir a trabajar. Así que, por ejemplo, para venir a las Jornadas de ‘Emergencia Climática y Transición Energética’, estaba en París la semana anterior, en lugar de volar he venido en tren durante seis horas y media, que ha sido una buena forma de viajar, porque era cómodo y he podido adelantar trabajo. Paso a paso, si pensamos en el impacto de nuestra vida diaria se puede hacer un cambio.

En cuanto al cambio climático, ¿en las esferas políticas se habla más de lo que se hace?
Todos somos culpables de eso, inlcuso los científicos como yo. Deberíamos hacer lo que decimos, incluso yo como científica del clima debo cambiar mi vida personal mucho más, en cuanto a la universidad y mi vida en la ciudad. Además, a escala del gobierno nacional también debe hacerlo. Se necesita más acción y creo que el próximo año y medio va a ser crítico a la hora de implementar acciones y predicar con el ejemplo contra el cambio climático.

Temas

Comentarios

Lea También