Más de Tarragona

Cohesión y equilibrio territorial: ¿cuenta pendiente en Cataluña?

No se puede hablar de Tarragona sin hablar de sus deficitarias inversiones en la petroquímica y el impulso de la transición energética, la precaria infraestructura del transporte público o las deficiencias en dispositivos sanitarios y educativos
 

ELISA ALEGRE-AGÍS Y ALBERT BORRÀS RIUS

Whatsapp
Cohesión y equilibrio territorial: ¿cuenta pendiente en Cataluña?

Cohesión y equilibrio territorial: ¿cuenta pendiente en Cataluña?

La mayoría de partidos políticos suelen estar vacíos de figuras significativas del Camp de Tarragona o Terres de l’Ebre. Un déficit de representación territorial con consecuencias: un modelo que no ha contemplado adecuadamente sus necesidades. El Camp de Tarragona es la segunda área metropolitana más grande de Catalunya, sin embargo, ha padecido un modelo económico poco diversificado, con carencias infraestructurales y sociales evidentes. Tarragona es una región que tiene un potencial cultural, patrimonial, económico y social tan grande como la frustración por no serlo.  

Repasando los programas electorales de los partidos, vemos que se dedica apenas unas palabras a la problemática territorial. En el programa de ERC la palabra Tarragona sale apenas 9 veces, en el del PSC 1, en el del PP 0, Cs 0, Junts per Cat 2, PDCAT 12 y Cup 4. Pero, sorpresa, el programa de ECP menciona a Tarragona 21 veces. Estas cifras son una muestra del agravio comparativo: Tarragona queda relegada a la subalternidad para la mayoría de los partidos. Esta cifra tiene además un reflejo cualitativo: muestra para quien Tarragona es un territorio olvidado, y para quien no. 

En Comú Podem dedica toda una parte de su programa a los desequilibrios territoriales de Catalunya y una batería de propuestas para subsanarlos y poner en valor El Camp. 

No se puede hablar de Tarragona sin hablar de sus deficitarias inversiones en la industria petroquímica y el impulso de la transición energética, la precaria infraestructura del transporte público, la poca inversión en gasto social o las deficiencias en dispositivos sanitarios y educativos. Desde hace cinco años la inversión presupuestada en el Camp de Tarragona es la mitad que la de las comarcas de Girona. 

Pero sigamos con ejemplos concretos. Hace poco más de un año sufrimos el accidente de Iqoxe. ECP prioriza inversiones y un Pacto Nacional para la Industria: garantiza las reformas legislativas para afianzar la seguridad de la industria, de la ciudadanía y la protección medioambiental. Esto pasa por inspecciones minuciosas y transparentes, así como una clara voluntad hacia la transición energética hacia las renovables. Por último, no podemos olvidar los derechos laborales que afiancen la seguridad de las trabajadoras. 

Otro ejemplo: el transporte público del Camp representa el 18%, muy por detrás de la media catalana. ECP propone recuperar la línea de tren Cambrils-Salou-Tarragona para implementar una conexión con tren-tranvía, y una posterior conexión con Reus y otros municipios, garantizando así la reducción de gases contaminantes. 

Más ejemplos, la inversión social. El Camp de Tarragona concentra fuertes déficits en el ámbito sanitario, la vivienda, y ayudas sociales. Tenemos las mayores tasas de pobreza de todo el territorio, una demanda enorme en vivienda de protección social (desde 2013 no se termina ninguna promoción en la ciudad de Tarragona) y unos precios del alquiler desorbitados (hace unos meses rozaron el máximo histórico en la capital). ECP propone invertir en la ampliación de los servicios y mejora de ratios en los CAP (como el de La Granja), inversiones en hospitales, plazas públicas de residencias para la tercera edad, dotar a los municipios de recursos específicos en servicios sociales o garantizar un 15% de vivienda de protección oficial para todos los municipios.  

Estas problemáticas son una muestra de la voluntad política evidente de ECP para poner en el centro los territorios que tienen demandas históricas que los últimos gobiernos de la Generalitat no han podido o no han querido resolver. La formación de ECP, con Jessica Albiach, y Jordi Jordan (cabeza de lista por Tarragona), muestra con diferencia en su programa una atención especial a la provincia y el Camp de Tarragona.

Elisa Alegre-Agís / Albert Borrás Rius: Asesores de En Comú podem e investigadores.

Temas

  • El Mirador

Comentarios

Lea También