Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Comuns y CUP rechazan el decreto y Bargalló deberá aplicarlo en minoría

El PSC lamenta que el texto «no reconoce el tiempo de comedor como educativo» y Cs pide mejoras en el servicio

Ostavi Saumell

Whatsapp
Imagen reciente del conseller de Ensenyament, el torrense Josep Bargalló. FOTO: ACN

Imagen reciente del conseller de Ensenyament, el torrense Josep Bargalló. FOTO: ACN

El conseller de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, el torrense Josep Bargalló (ERC), deberá aplicar el nuevo decreto que regula la gestión de los comedores escolares en minoría y sin ningún apoyo parlamentario, más allá del de las dos formaciones que sustentan al gabinete liderado por Quim Torra: Junts per Catalunya y Esquerra Republicana.

¿El motivo? El primer esbozo elaborado por los técnicos del Govern no cuenta con el respaldo de los dos posibles aliados del ejecutivo, ya que tanto los Comuns como la CUP rechazan el redactado, mientras que la última alternativa, el PSC, también se muestra crítica.

«Nuestra propuesta es que el servicio de comedor escolar debería ser gratuito y universal. Esta es la finalidad, pero somos conscientes, al igual que las Ampas, que ahora no es viable. Por ello, es fundamental no entregarlo a manos de las grandes empresas, que sólo quieren hacer negocio», apunta la diputada por Tarragona de los Comuns, Yolanda López, quien añade: «Debe impedirse que las licitaciones que salgan a concurso lo hagan en grandes lotes», que uniformen el servicio a prestar.

Según los ecosocialistas, la nueva regulación «debe eliminar la consideración del comedor escolar como un tiempo educativo complementario», así como «la posibilidad de que sea una linea fría de comedor para priorizar que los centros dispongan de cocina y de un equipo propio», e impedir, asimismo, que los centros concertados «reclamen complementos económicos a las familias que ya reciben una beca de comedor del 100%».

Igual de crítico se muestra el otro posible aliado del Govern: la CUP. «No estamos de acuerdo. El texto nos parece totalmente desacertado, pues ni garantizará el acceso universal al servicio de comedor ni la calidad», indica la portavoz del Secretariat Nacional, la tarraconense Laia Estrada. La representante de los cupaires añade que el decreto «no considera que el tiempo de mediodía también es tiempo educativo, ni que el servicio de comedor debe entenderse como parte integral del sistema educativo», por lo que lamenta que «se trata de una propuesta pensada para favorecer las grandes empresas del sector del catering en vez de velar por que todos los niños disfruten de un servicio de calidad».

«No nos han pasado el texto»

Tampoco se expresa con entusiasmo sobre la nueva ordenación el tercer –e improbable– socio del Govern: el PSC. «Aún no nos han facilitado el texto. Sin embargo, lo hemos podido analizar a través de entidades del sector y también del mundo local, y hemos corroborado que están muy preocupados por el borrador», indica la diputada vallense de los socialistas, Rosa Maria Ibarra.

«Este Decreto no reconoce el comedor como tiempo educativo. Sigue sin contemplar el servicio de comedor como un tiempo inclusivo ni regula el acompañamiento de los niños con necesidades educativas especiales. Además, las ratios previstas son insuficientes y no aborda la precarización del sector de los monitores», resalta Ibarra para ejemplarizar su oposición.

«En el último debate de política general se aprobó una resolución para que se reconozca el comedor como tiempo educativo, y se resuelvan los problemas que viene arrastrando este servicio. De momento, el Govern parece que no cumple esta resolución», añade finalmente la política del Alt Camp. 

Desde Ciutadans, más allá de este decreto, «lo que estamos es muy preocupados por las graves carencias que afectan a los comedores escolares», indica la diputada tarraconense, Lorena Roldán, quien lamenta «la dejadez e inacción del Govern en las cuestiones que afectan al día a día de los ciudadanos. Es una situación alarmante», denuncia la representante de la formación naranja.

«Hace más de un año que Ciutadans logró aprobar una moción en el Parlament para que los comedores contaran con personal especializado para que aquellos alumnos que padecen trastorno del espectro autista (TEA) puedan disfrutar del comedor con el resto de compañeros de clase. Yo misma defendí esta moción desde el atril y recuerdo el agradecimiento de las principales asociaciones de TEA.

A pesar de ello, muchos meses después de haber aprobado esta moción, las familias de niños con TEA aún esperan que la Generalitat dote a los comedores escolares del personal necesario», lamenta Roldán.

Finalmente, el portavoz del grupo parlamentario del PP, el tarraconense Alejandro Fernández, también anuncia que su partido no apoyará la medida. «Nosotros, que defendemos la colaboración público-privada, en este caso coincidimos con las Ampas y los sindicatos en que un servicio de estas características no debe privatizarse», afirma el próximo candidato a la Generalitat.

Temas

Comentarios

Lea También