Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado por atracar a un hombre en su casa de Tarragona con dos cuchillos

Cuando el dueño llegó a la finca se encaró con el ladrón cuando huía. Después, el delincuente agredió a los agentes que lo iban a detener

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Condenado por atracar a un hombre en su casa de Tarragona con dos cuchillos

Condenado por atracar a un hombre en su casa de Tarragona con dos cuchillos

Un hombre que fue a robar a una finca y después se encaró con el dueño cuando lo descubrió ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Tarragona a dos años y medio de prisión. Y es que además agredió a los agentes de la Guàrdia Urbana que lo iban a detener. Inicialmente, el Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona le impuso cinco años de cárcel. Durante tres años no podrá comunicarse ni acercarse a menos de 500 metros de la víctima, a la que tendrá que indemnizar con 60 euros por las lesiones.

Los hechos se remontan a las nueve de la mañana del 16 de enero de 2016. El acusado, de nacionalidad inglesa, entró en una finca situada en Mas Sant Ramon, situado en el Camí del Loreto, de donde se apoderó de diversos objetos. A esa hora el dueño regresó a la finca y se encontró de frente con el acusado, que esgrimía dos cuchillos de cocina. Le dijo al propietario: «Todo esto es mío, te voy a matar». La víctima consiguió apartarse y llamar a la Policía. Sufrió un cuadro de ansiedad.

Varias patrullas de la Guàrdia Urbana se trasladaron hasta la finca. El acusado esgrimió los dos cuchillos con ambas manos, abriéndose de brazos, dirigiéndose a los agentes. El hombre no atendía a las reiteradas órdenes para que tirara las armas blancas, llegando a abalanzarse sobre uno de los policías con el cuchillo, hasta que pudo ser detenido. Opuso una gran resistencia a la actuación policial.

En el recurso de apelación, el acusado esgrimía que cuando cometió los hechos tenía sus facultades alteradas por un trastorno mental transitorio, que le exculparía. Y en caso de no prosperar, alegaba arrebato u obcecación.

Para los magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona, el hecho que uno de los agentes indicara de que el acusado estaba «fuera de sí» no es suficiente para apreciar una atenuante o para eximir de su responsabilidad.

Temas

Comentarios

Lea También