Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Tribunales

Condenado un clan que alquilaba chalets para plantar marihuana

En la ciudad, Alcover y Vinyols. Dos miembros fueron sentenciados a pena de cárcel y el otro, a su expulsión de España

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Uno de los chalets alquilados por la banda estaba en este complejo del Camí de la Cuixa. FOTO: LLUÍS MILIÁN/DT

Uno de los chalets alquilados por la banda estaba en este complejo del Camí de la Cuixa. FOTO: LLUÍS MILIÁN/DT

Un clan serbio ha sido condenado por haber alquilado chalets en Tarragona, Alcover y Vinyols i els Arcs para cultivar marihuana. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona los ha sentenciado por los delitos contra la salud pública –con la agravante de notoria importancia–, constitución e integración de grupo criminal y finalmente otro de defraudación de fluido eléctrico. Se hallaron 2.476 plantas de dicha droga.

Uno de los encausados ha sido condenado a un año y medio de prisión –que se deja en suspenso si no vuelve a delinquir en el plazo de tres años– y el pago de una multa de 26.620 euros. Por su parte, la pena para los otros dos es de tres años y medio de cárcel y multa de 101.620 euros. Sin embargo, a uno se le sustituye la pena de cárcel por su expulsión de España, país al que no podrá volver antes de siete años.

Finalmente, los tres tendrán que indemnizar a Endesa Energía SA con 128.955,36 euros por el importe de la electricidad consumida y no pagada –tenían conexiones ilegales–.

La sentencia declara probado que los tres procesados, junto con otras personas no identificadas, se concertaron para venir a España con la finalidad de proceder a alquilar distintos inmuebles, que habilitarían con las instalaciones necesarias para la creación de plantaciones inferiores de marihuana. Para ello adquirieron material destinado al cultivo, como lámparas, transformadores digitales para la alimentación de dichas lámparas, aparatos de ventilación, fertilizantes, material para el empaquetado y envasado de marihuana ya lista para su consumo, esquejes o semillas, etc.

El grupo alquiló tres inmuebles: uno en una parcela de Vinyols i els Arcs, un chalet en el Camí de la Cuixa de Tarragona y una vivienda en la urbanización Masies Catalanes de Alcover. Sólo por el alquiler de Tarragona pagaban 26.400 euros al año.

Los investigadores, en marzo de 2016, tuvieron conocimiento de que dentro de la casa de Tarragona podrían estar cultivando marihuana. Se trata de una vivienda de alto standing, en el interior de una urbanización privada con acceso a través de una puerta automática de uso exclusivo para los residentes de las siete viviendas que hay. En dicha casa vivían dos de los encausados.

Los agentes vieron que en la puerta del garaje siempre había una furgoneta, que las luces exteriores estaban encendidas hasta media mañana y que todas las puertas estaban cerradas excepto una con salida al balcón. Además, Endesa emitió un informe verificando la manipulación del contador.

A las seis de la mañana del 2 de junio de 2017 se hicieron tres entradas simultáneas. En Alcover se hallaron un total de 661 plantas –con un peso de 106,35 kilos–, además de ordenadores, teléfonos móviles, dinero, etc. En Tarragona se hallaron 1.666 plantas –con un peso de 212,52 kilos– así como 1.391 gramos de cogollos. Y finalmente en Vinyols había 810 plantas y 1.572 gramos de cogollos.

Temas

Comentarios

Lea También