Más de Tarragona

Condenado un ladrón multirreincidente por asaltar coches aparcados en TGN

Tiene un historial de trastorno por consumo de múltiples sustancias. El hombre ha sido detenido en más de treinta ocasiones

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Uno de los tres coches asaltados en una noche por el ahora condenado.  FOTO: ÀNGEL JUANPERE

Uno de los tres coches asaltados en una noche por el ahora condenado. FOTO: ÀNGEL JUANPERE

Un hombre, con más de 30 detenciones sobre sus espaldas y varias condenas, ha sido ahora sentenciado de nuevo por haber intentado robar en tres vehículos aparcados en la Part Baixa. Primero por un vecino y después al ser sorprendido por los Mossos no pudo consumar la acción. Ahora, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona lo ha condenado once meses de prisión –frente a los 19 que le había impuesto el Juzgado de lo Penal número 2– al considerar la atenuante de alteración psíquica por sustancias estupefacientes. El procesado tiene un historial de trastorno por consumo de múltiples sustancias: alcohol, cocaína, cannabis, opioides y otras sustancias psicoactivas.

Los hechos por los que ahora ha sido condenado se remontan a la una y media de la madrugada del 2 de agosto de 2018. Se dirigió a la calle Josep Maria Malató de Tarragona, donde se encontraban aparcados un Opel Insignia y un Nissan Terrano. Con la ayuda de una piedra, rompió las ventanillas posteriores de los vehículos. No logró apoderarse de ningún efecto al ser sorprendido por un vecino que, desde su terraza, le gritó que abandonara el lugar.

Posteriormente se dirigió a la calle Del Mar donde hizo lo mismo con un Renault Megane. Tampoco pudo llevarse botín, en esta ocasión al ser sorprendido por los Mossos d’Esquadra.

En su recurso de apelación, el acusado apuntaba que no había base para condenarlo. Pero los magistrados no lo comparten. Consideran que el juez hizo un correcto análisis de los medios de prueba. Recuerdan que el acusado declaró en el juicio que no se acordaba de nada de lo que había hecho aquella noche y se limitó a decir que había consumido alcohol, cocaína o speed.

Un largo historial delictivo

El joven posee un amplio historial delictivo. El 3 de junio de 2014 fue condenado a dos años de prisión por un robo con violencia. El 27 de marzo de 2019, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona le impuso 21 meses de prisión por un delito de robo con violencia en casa habitada, que quedaba en suspenso si no volvía a delinquir en dos años y realizaba 180 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad. Junto con otro individuo, el 3 de octubre de 2014, entró en un piso de la calle Xavier Montsalvatge de Tarragona. Cuando llegó el dueño, se abalanzaron sobre él y comenzaron a pegarle por todo el cuerpo. Tras cogerle su móvil, ataron al hombre a una silla y le exigieron que les diera el dinero amenazándole con un cuchillo. Y así durante una hora.

Cuando era menor de edad también fue condenado –junto con otro– por robar helados y snacks del interior de una furgoneta. Y entre las más de 32 detenciones está la realizada el 6 de febrero de 2018 como sospechoso de robar o intentarlo en una veintena de vehículos en la zona del cementerio y la avenida de Catalunya. Y el 7 de febrero del año siguiente también fue arrestado por dicho cuerpo policial –junto con una compinche– por romper los cristales de cuatro coches estacionados en la zona de la calle August con intención de robar en el interior.

Temas

Comentarios

Lea También