Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado un vecino de Valls por tocar el culo a otra vecina

Ambos se habían conocido hacía dos años y rompieron cualquier contacto, ya que ella rechazó mantener relaciones sexuales
 

Diari de Tarragona

Whatsapp

Noventa euros de multa y una orden de alejamiento -durante un año no puede comunicarse con la víctima ni acercarse a menos de 50 metros-. Es la pena por coacciones fijada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona a un vecino de Valls que tocó la nalga a una vecina. Inicialmente, el Juzgado de lo Penal número 3 de Tarragona le había condenado a una multa de 1.620 euros por un delito de abuso sexual.

Los hechos ahora juzgados se remontan a las siete de la tarde del 29 de septiembre del año pasado. La víctima -que entonces tenía 19 años- se encontraba intentando entrar en el portal de su domicilio, situado cerca de la Fuente de la Mancha. Estaba de espaldas a la calle. En este momento el acusado -un ciudadano magrebí de 24 años- pasaba por el lugar, a poca distancia de la chica y acompañado de un amigo suyo.

El procesado tocó con su mano la nalga de la chica por encima los pantalones que llevaba, lo que produjo el inmediato rechazo y recriminación de la acción por parte de ella. El procesado se marchó del lugar hacia su casa, situada frente a la de la chica.

Denunciante y procesado se habían conocido unos dos años antes de ocurrir los hechos. Después de varios encuentros, la chica decidió romper cualquier contacto con él ante la proposición del procesado de mantener relaciones sexuales. Desde entonces y hasta el momento de los hechos, si bien se veían, no se había producido ninguna conversación ni ningún otro encuentro.

La perjudicada presentó denuncia por estos hechos ante la Policía Local de Valls el mismo 29 de septiembre de 2017.

Los magistrados de la Audiencia dan credibilidad a la versión de la víctima. Un informe médico acredita «un estado de angustia compatible con los hechos» y que después de estos la chica empezara a insultar el chico diciendo que no podía tocarla, unas circunstancias admitidas por un testigo.

Temas

  • sucesos

Comentarios

Lea También