Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenados por descargar almenos 150 kg de cocaína en Tarragona

La droga estaba camuflada en el interior de cajas de bananas y de sandías

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los 150 kilos de cocaína estaban en una bolsa negra en medio de cajas de bananas. FOTO: DT

Los 150 kilos de cocaína estaban en una bolsa negra en medio de cajas de bananas. FOTO: DT

Cajas de bananas y sandías procedentes de Sudamérica que tenían una sorpresa en su interior. Es lo que encontraron los agentes cuando abrieron dos contenedores frigoríficos que se habían descargado en el puerto de Tarragona. Entre la fruta había cocaína. Ahora, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha condenado a seis personas –cinco españoles y un colombiano– como los responsables de estos envíos de droga a Tarragona.

Tras el acuerdo de conformidad alcanzado entre el fiscal y los abogados defensores, las penas impuestas van desde los 18 meses a los tres años de prisión. Sin embargo, ninguno de ellos ingresará en la cárcel porque se deja en suspenso dicha pena privativa de libertad si no vuelven a delinquir entre dos o cuatro años, según los casos. En cuanto a las multas, van desde los 1.300.000 a los 2.600.000 euros. Tres de los procesados se tendrán que someter a un tratamiento de deshabituación del consumo de drogas.

La sentencia recoge que los acusados decidieron unir su actuación con la finalidad de conseguir la introducción de cocaína en España. Para ello contactaron con personas o grupos con vinculaciones con países de Centroamérica o América del Sur, los cuales tenían que introducir la droga en contenedores que eran enviados a España a través de los llamados ‘buques Cala’. Dichos contenedores se enviaban con destino al puerto de Tarragona. Aquí, una vez descargados y depositados en el muelle, los acusados procedían a su extracción con la finalidad de distribuir la droga a terceros y obtener beneficios económicos.

Entre diciembre de 2011 y febrero de 2012, el acusado R.O.F. contactó con ciudadanos colombianos que le ofrecieron, a cambio de dinero, colaborar en la extracción de un cargamento de cocaína que iba a llegar al puerto de Tarragona. Se introdujo una bolsa con cocaína en un contenedor procedente de Colombia. con destino al puerto de Tarragona. La mercancía declarada era «plátanos machos» y que era transportada en el buque Cala Palma. 

El 30 de marzo de 2012, el contenedor se depositó en el Moll Rioja hasta su inspección el 2 de abril. Ese día, dos de los procesados, R.O.F. y R.M.S., utilizando un carnet de su etapa de trabajador portuario, se hicieron pasar por policías portuarios. 

Al día siguiente, los dos anteriores acusados y un tercero entraron en el puerto a bordo de tres vehículos. Se dirigieron al Moll Castella-Rioja de donde, tras romper los precintos del contenedor, extrajeron un bulto negro y pesado que contenía la cocaína. Y los tres se marcharon a València con la droga.

Nuevo envío

Posteriormente, se procedió a la remisión de un nuevo envío de cocaína en un contenedor, que era transportado por el buque Cala Pedra. El 4 de abril, dos de los acusados se volvieron a hacer pasar por policías para entrar en el puerto y realizar nuevas comprobaciones sobre los contenedores que estaban en el Moll Castella-Rioja. 

El 6 de abril llegó al puerto el buque Cala Pedra procedente de Vado (Italia). Portaba 40 contenedores de fruta fresca, que procedía de Costa Rica y Colombia. La mercancía fue descartada en el Moll Rioja a la espera de la comprobación por Aduanas. Ese día, cuatro de los acusados entraron en el puerto para recoger la droga, pero abortaron la operación al detectar presencia policial. 

Uno de los integrantes de la banda figuraba en la lista de colaboradores de la Policía Nacional. El día 7 de abril llamó a un inspector destinado en València para informarle de que en un contenedor había 128 kilos de cocaína. Poco antes de las once de la mañana del 10 de abril los agentes abrieron el contenedor. Entre un cargamento de sandías había grandes bolsas, tipo petates, con un total de 128 tabletas con un peso aproximado de 150 kilos de cocaína. 

El 6 de mayo, según recuerda la sentencia, el Diari de Tarragona publicó la noticia del hallazgo de unos 150 kilos de cocaína en un contenedor. Dicha noticia fue encontrada descargada en un archivo en el ordenador encontrado en el domicilio de uno de los acusados durante la entrada y registro practicada. Entre el 7 de abril –fecha en la que se abortó la operación– y primeros de mayo –cuando salió publicado el tema en la prensa nacional– todos los sospechosos permanecieron encerrados en sus domicilios ante la posibilidad de que pudieran ser objetos de investigación policial. 
 

Temas

Comentarios

Lea También