Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenan a TVE a pagar 15.000==euro== a un niño tarraconense por vulnerar su intimidad

Un Juzgado había reconocido la vulneración de la propia imagen del menor, pero no fijó indemnización

Àngel Juanpere

Whatsapp
El programa de televisión ´Entre todos´ era conducido por Antonia Moreno Morales. Foto: RTVE

El programa de televisión ´Entre todos´ era conducido por Antonia Moreno Morales. Foto: RTVE

El programa causó una lesión grave por una intromisión ilegítima en el menor, descubriendo datos del mismo y ofreciendo una información morbosa con revelación de aspectos innecesarios con la única finalidad de ganar audiencia. Así califica una sentencia de la Audiencia Provincial de Tarragona el programa Entre todos emitido el 21 de octubre de 2013 por Televisión Española. El menor en cuestión es vecino de Tarragona.

La Corporación de Radiotelevision Española (Consejo de Administración), Proamagna –la productora del programa Entre todos– y Nicolás Díaz –su director– tendrán que indemnizar a un niño con 15.000 euros –más los intereses legales– por haber vulnerado su derecho a la intimidad y a la propia imagen del menor. El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Tarragona ya consideró que había existido vulneración del derecho a la intimidad y a la propia imagen del menor, pero no fijaba ninguna indemnización al considerar que el menor no presenta «sintomatología reactiva». Los tres peritos que declararon señalaron que «se puede intuir malestar» por parte del menor.

El proceso judicial se inició a raíz de la demanda presentada por el fiscal por presunta vulneración de la intimidad personal del menor con la emisión de dicho programa. La Fiscalía argumentaba que el padre del menor exponía las dificultades personales, familiares, profesionales y económicas que atravesaban. También aparecían imágenes del niño, con el rostro pixelado, mencionando su discapacidad, con un letrero de las imágenes de éste donde se aludía al grado de minusvalía que presenta, se proporcionaba el nombre y el apellido del padre, el barrio donde residen, y dónde se ubica el colegio del niño, edad, estatura, hablando de la enfermedad mental de la madre, la retirada de la custodia, y presentando al pequeño como una víctima de intento de homicidio por asfixia por parte de su progenitora.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia 6 de Tarragona fue muy específica y a la vez contundente. La magistrada señalaba que es exigible que cualquier reportaje informativo adecúe sus contenidos, extreme la cautela y actúe con prudencia «para que no se perjudique ni la intimidad ni la imagen del menor». En este caso, aseguraba, se dieron informaciones encaminadas a la curiosidad morbosa, porque se informaba sobre la esquizofrenia de la madre, la retirada de la custodia, el miedo que tiene el niño a la misma, al intento de asfixiarlo, la minusvalía del menor, la atención y necesidades continuadas del mismo. «Era un programa de ayuda, donde se podía solicitar la misma sin necesidad de explicar aspectos que afectaban a la intimidad del menor».

También señalaba que el programa decidió difundir en directo una información que previamente conocía referente a la vida del menor, desvelando datos como el barrio, nombre e historia personal, innecesaria: «Estos hechos son de por sí suficiente para hacerles responsables de la lesión del derecho a la intimidad del menor que inevitablemente iba a producirse con la emisión de un programa de esa naturaleza».

Tras la sentencia inicial, tanto la parte acusada como la Fiscalía presentaron recurso de apelación. La Audiencia Provincial ha estimado la petición del Ministerio Público, que durante el juicio solicitaba 10.000 euros de indemnización y que tras conocer la sentencia elevó a 15.000. El Ministerio Público consideraba que si hubo intromisión también tiene derecho a una compensación económica.

Los magistrados recuerdan que el programa fue emitido en horario de tarde, en una cadena pública nacional, con un share de 8,1 por ciento de cuota de pantalla. Por ello, señalan que la lesión producida en el menor con dicha intromisión ilegítima debe calificarse de «grave, no solo por el medio de difusión nacional en que se realizó, sino también por los datos revelados del menor identificado y por el cariz morboso dada a la información en numerosos momentos, con revelación de aspectos innecesarios para la finalidad pretendida del programa».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También