Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Conflicto en la EMT: «El último autobús urbano que ha llegado a Tarragona es de hace diez años»

El comité de empresa ha pedido reunirse con el Consejo de Administración

Carla Pomerol

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

Los conductores de autobús de la Empresa Municipal de Transports (EMT) quieren reunirse con el Consejo de Administración para «explicarles directamente nuestras pretensiones y quejas», dice la carta enviada desde el comité de empresa a la presidenta del órgano, Begoña Floria, y al resto de grupos políticos.

Se trata de otro capítulo en el conflicto laboral entre la EMT y los conductores de los autobuses, quienes reivindican mejoras salariales y la renovación de la flota. El comité ha convocado para los próximos martes y jueves –8 y 10 de mayo– una huelga. Actualmente, empresa y comité se encuentran en período de negociaciones.

Pero la cosa no pinta bien. Floria respondió ayer a la petición del comité de empresa. «El Consejo de Administración ya está informado por mi parte. Les he hecho llegar toda la información», asegura la presidenta en una carta dirigida a los conductores, y añade que «el comité de empresa ha abierto un conflicto laboral y la mesa de negociación solamente puede ser una. La responsabilidad de representar a la empresa es de la gerencia». 

Para el comité no es suficiente. «Queremos participar en un Consejo de Administración, para poder explicar a los miembros nuestras reivindicaciones. No queremos más intermediarios, que explican lo que quieren», dice el secretario del comité de empresa, Rubén Vaquero, quien destaca que «enviamos la petición el pasado 30 de abril y hasta hoy –ayer para el lector– no nos han contestado».

El comité también envió la petición a los grupos municipales que participan en el Consejo de Administración. Vaquero asegura que «esto demuestra nuestra voluntad de diálogo. No es plato de buen gusto para nadie hacer una huelga». 

Por su parte, la presidenta de la EMT, Begoña Floria, ha explicado al Diari que «me consta que los miembros del comité ya han hablado con algunos grupos municipales», y quiere dejar claro que «el Consejo de Administración no es la mesa de negociación del convenio colectivo. Debe ser el gerente el encargado de negociar».

La gran mayoría de grupos municipales con participación en el consejo van más allá y opinan que un representante del comité de empresa debería estar presente en todas las reuniones.

«Si hay que buscar un acuerdo es mejor que estén todas las partes sentadas», asegura la portavoz de la CUP, Laia Estrada, quien añade que «como mínimo, los conductores deberían tener voz en las decisiones que se toman. Seguramente, no pasaría lo que ha pasado». Por otro lado, Dídac Nadal, del PDeCAT, asegura que «he escuchado las dos versiones y hay muchas diferencias». A la petición también se suma el grupo municipal de Ciutadans. 

Una flota antigua

La principal reivindicación por parte de los conductores es la mejora de la flota. «El último autobús que ha llegado lo hizo en el año 2008. El más antiguo tiene 21 años, y la media de todos los autobuses asciende a 15 años», explica el secretario del comité de empresa, Rubén Vaquero, quien añade que «estamos llegando a un límite en que la situación perjudica a la salud, no sólo la de los conductores, también la de los usuarios, que cuentan con asientos en mal estado y sin sistema de climatización».

La segunda reivindicación tiene que ver con el salario. «No pedimos una subida de sueldo, sino que se nos pague lo que es nuestro. Desde el año 2011, tenemos congelado el salario», asegura Vaquero, quien reconoce que «desconvocaremos la huelga si nos entregan un documento firmado en que se comprometan a invertir». Ambas partes cuentan con tres días para llegar a un acuerdo.

Quejas de usuarios

Hace aproximadamente dos semanas que los usuarios han comprobado cambios en los servicios de las principales líneas de autobús de la ciudad.Y es que la mayor parte de la plantilla de conductores decidió dejar de hacer horas extra, lo que ha implicado carencias en el servicio.

Es por esto que la EMT tiene previsto contratar nuevos conductores para hacer frente a las horas extras y a los servicios mínimos durante las jornadas de huelga. «Si somos casi 160 los conductores que no hacemos horas extra será por algo», dice Vaquero.

Temas

Comentarios

Lea También