Tarragona Infraestructuras

Consenso municipal para exigir mejoras en los horarios y las mercancías por el interior

Los partidos políticos aprobarán una declaración conjunta en el pleno del día 30 y prevén convocar un acto de cara a la ciudadanía, para movilizar a la población

NÚRIA RIU

Whatsapp
El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, compareció tras la junta extraordinaria de portavoces. FOTO:  PERE FERRÉ

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, compareció tras la junta extraordinaria de portavoces. FOTO: PERE FERRÉ

La polémica por los nuevos horarios para ir en tren a Barcelona con motivo de la puesta en marcha del Corredor ha generado una primera respuesta a nivel local. Ayer, las siete formaciones con representación municipal aparcaban sus diferencias y, en una junta de portavoces extraordinaria, acordaban un posicionamiento común, que ahora quieren hacer extensivo al conjunto de la ciudadanía.

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, comparecía después de la reunión para explicar que este acuerdo, que quiere ser un «compromiso de ciudad», se alcanzaba a partir de la «predisposición absoluta» de todos los partidos. Es un elemento que ponía en valor el mandatario municipal, quien explicó que las prioridades se centran básicamente en dos ejes. El primero será exigir reparar el «desbarajuste» en los horarios, que hace que ahora mismo haya una amplia franja de 90 minutos en la que, por las mañanas, no hay ningún tren hacia Barcelona.

Ricomà exigía horarios «racionales». Y, en cuanto al transporte para los pasajeros, también va a reivindicarse una mejora de la calidad en el servicio. Esto supone una renovación de los convoyes que cubren las líneas R-15 y R-16, que son las que pasan por Tarragona ciudad, y que no se beneficiaron del proceso de sustitución que se hizo en 2009, cuando se destinaron principalmente a la línea Barcelona-Girona-Figueres.

La segunda prioridad del acuerdo será exigir los estudios informativos y de impacto ambiental para la construcción de la solución definitiva, para desviar los convoyes de mercancías por el interior. «No pueden pasar por donde viven las personas y junto a los campings», afirmaba rotundamente.

El accidente del pasado martes en la empresa IQOXE ha reafirmado el compromiso de sacar estos convoyes de la fachada litoral. «Ya hemos visto lo que ha pasado. Si vivimos en una zona de riesgo, necesitamos tener unas comunicaciones del siglo XXI, no del siglo pasado», aseguró el líder republicano.

De hecho, el consenso sobre este segundo punto ya existía previamente, ya que durante el pasado mandato los partidos municipales ya aprobaron por unanimidad una moción en el pleno en la que precisamente pedían esto.

El apoyo de la sociedad civil

Las formaciones políticas recogerán este acuerdo en una declaración política que va a aprobarse en el pleno ordinario, previsto para el próximo 30 de enero. Asimismo, se convocará un acto abierto a la ciudadanía para dar a conocer su contenido a las entidades, colegios profesionales, sindicatos y demás colectivos.

Esta declaración será el punto de partida en las conversaciones tanto con el Departament de Territori i Sostenibilitat, como con el Ministerio de Fomento, Adif y Renfe. «Todo el mundo debe saber que en Tarragona nos sentimos mal tratados», lamentó Ricomà.

Una de las primeras oportunidades en las que podrá hablarse sobre el contenido de este documento será la reunión prevista para el día 5 de febrero. Convocada por el Departament de Territori i Sostenibilitat, será un encuentro con los alcaldes de Tarragona, Reus, Salou, Cambrils y Vila-seca para valorar y analizar la situación que se ha generado desde que el pasado lunes entró en funcionamiento el nuevo trazado del Corredor del Mediterrani. El encuentro también deberá servir para estudiar en qué fase están las diferentes medidas que decidieron reivindicarse en materia de infraestructuras ferroviarias, y que quedaron recogidas en el pacto.

Al respecto, y a raíz del malestar de algunos alcaldes con los nuevos servicios ferroviarios, Josep Fèlix Ballesteros se preguntaba «qué han hecho durante estos seis meses los alcaldes con la Generalitat» para que las soluciones que se proponían sobre el papel acaben en inversiones reales. De hecho, desde la constitución de los nuevos ayuntamientos, este organismo tan solo se ha reunido en una ocasión.

Unidad de acción

En cuanto a la declaración de ciudad que debe aprobarse a finales de mes, el líder socialista afirmaba que «va el la línea de lo que acordamos los cinco alcaldes con la Generalitat durante el mes de abril de 2018».

Tras la junta de portavoces, Ballesteros ponía en valor que en materia de infraestructuras el consenso es clave. Todos sabemos que si no hay unidad de acción y unidad política nos seguirá pasando lo de siempre».

Cs y CUP insistían en la «trascendencia» del acuerdo a nivel municipal. «Lo importante es que todos aparquemos las confrontaciones e ideologías para conseguir un posicionamiento conjunto», decía el concejal de la formación naranja, Francisco Domínguez. Un aspecto sobre el que también recalaba la portavoz de la formación cupaire, Laia Estrada, quien puso en valor que «seguramente encontraremos pocos temas en los que haya tanto consenso, por lo que debemos aprovecharlo».

Domínguez recordaba que el problema de los horarios «es competencia de la Generalitat» y lamentaba que «no se haya trabajado más». Por su parte, Estrada argumentaba que «esto debe ser un punto de partida para que, a partir de ahí, puedan añadirse nuevas cosas, como puede ser el tranvía del Camp de Tarragona». Asimismo, recordaba que «los consensos no son nuevos, pero necesitamos compromisos firmes para que las reivindicaciones no se queden en los despachos».

Por parte de Junts per Tarragona, la concejal Cristina Guzmán «celebraba» que haya podido llegarse a este acuerdo a nivel local. La dirigente independentista apuntaba que «es un primer paso necesario para disponer de un liderazgo claro en el territorio y reclamar un servicio público ferroviario público y de calidad, para conseguir cambiar la nueva planificación derivada de la entrada en funcionamiento de la variante de Vandellòs».

Finalmente, desde el Partido Popular, José Luís Martín, recordaba que «llevamos hablando de este tema desde 2012, cuando nos quedamos solos defendiendo que no queríamos el tercer carril». Pese a ello, daba la «bienvenida» a este frente unitario que se ha conseguido ahora a nivel municipal.

Es un acuerdo de básicos con las prioridades más inmediatas y en las que no se ha entrado sobre otras cuestiones que también afectan a la ciudad como puede ser la interconexión de vías.

Temas

Comentarios

Lea También