Consternación por la muerte de Sergio, el querido frutero de Torreforta

Sergio forma parte de una familia muy conocida en la zona y el barrio está conmocionado. Su fallecimiento se produjo por una placa metálica que salió disparada a raíz de la explosión, desde 2 o 3 kilómetros de distancia. 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Desperfectos en edificios de Torreforta.

Desperfectos en edificios de Torreforta.

El fallecido a raíz de la gran explosión que este martes tuvo lugar en Tarragona es Sergio Millán, un conocido vecino de Torreforta que tenía 59 años de edad. Se trata de un frutero muy querido y que forma parte de una familia muy arraigada en la zona. Inmediatamente después de la explosión, una plancha metálica  salió disparada desde unos 2 o 3 km. de distancia y provocó la muerte de este vecino, que se hallaba en su domicilio de Torreforta, en la Plaça García Lorca, donde vivía con su esposa. En la misma plaza viven también los padres de Sergio. Todo el barrio está conmocionado. 

La familia de Sergio tenía de toda la vida una conocida frutería en la callejón de la Dima, en Torreforta, entre entre las calles Montblanc y Amposta. En este pequeño callejón hay una pescadería, una peluquería y la histórica frutería que Sergio regentaba y que hace 3 o 4 años tuvo que cerrar a raíz de la crisis económica. La conmoción en la zona y en el barrio es hoy mayúscula. 

La familia de Sergio Millán es muy conocida también por sus hermanos, un grupo de chicos conocidos popularmente y de forma cariñosa como Los Gorditos. Actualmente, el hermano pequeño de la familia tiene también una fruteria en la calle Falset. Además, otros de los hermanos tenía también una parada de la fruta, con lo que se trata de una familia muy querida en el barrio.

Aunque Sergio nació en la calle Ebre, donde paso su infancia, hace unos años se fue a vivir a la Plaça García Lorca con su esposa.

Sergio era una persona muy querida por el barrio, con lo que la consternación hoy es mayor en el barrio. 

Una placa que salió disparada
Las primeras investigaciones apuntan a que el vecino de Torreforta habría muerto tras el impacto por una pieza que salió disparada durante la deflagración. El suceso tuvo lugar en la plaza García Lorca del barrio de Ponent. Albert Ventosa, responsable de la región de Emergències de Tarragona, explicó que ese proyectil, probablemente una placa metálica, habría sido la causa del fallecimiento, que generó diversos desperfectos en el edificio. El fuerte impacto provocó el hundimiento de parte del suelo de un tercer piso, que habría cedido hacia el segundo, donde residía la víctima. Algunos vecinos relataron cómo habían visto y sentido que un proyectil entraba en el edificio, situado a unos tres kilómetros de distancia de la explosión. 

Un vecino con crisis de ansiedad
Otro vecino tuvo que ser atendido por una crisis de ansiedad. La titular del juzgado de instrucción número 1 de Tarragona se dirigió al lugar tras tener confirmación, por parte de los Mossos d’Esquadra, de que una persona había muerto al quedar sepultada en el edificio, debido a la explosión, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Tres pisos quedaron desalojados y sellados. 

Tras lo sucedido, numerosos vecinos, alertados por la situación, acabaron bajando a la calle mientras intervenían los bomberos en el rescate y en la estabilización. Muchos de estos vecinos, entre la expectación y la conmoción, explicaron cómo habían sentido el estruendo. Después de la revisión del interior del piso por parte de Bombers, Emergències confirmó el fallecimiento de la persona, mientras que el nerviosismo y la incertidumbre se apoderaron de la situación durante toda la tarde-noche en un barrio consternado por lo ocurrido. 

Temas

Comentarios

Lea También