Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Construirán más de 50 viviendas de protección oficial en L’Arrabassada

La operación la gestiona Smhausa

Núria Riu

Whatsapp
Imagen del lugar donde se situarán las nuevas viviendas. Google Maps

Imagen del lugar donde se situarán las nuevas viviendas. Google Maps

La disponibilidad de viviendas de protección oficial es uno de los déficits de la ciudad de Tarragona. Con el nuevo barrio que se construirá cerca de Campclar –en los terrenos junto al futuro Ten Brinke– se construirán alrededor de 400 pisos protegidos. Aunque hay otras operaciones en marcha, como la que se pondrá en marcha en la Vall de l’Arrabassada, en una finca municipal ubicada delante del CAP. 


Se trata de una doble finca que se dividirá, de forma que una se pondrá a la venta y, con el dinero que se obtenga, en la otra se construirá un nuevo edificio con más de 50 viviendas de protección oficial. La operación la gestiona Smhausa.

600.000 euros para la rehabilitación de viviendas

Un crecimiento sostenido acompañado de la rehabilitación del parque de viviendas de la ciudad, que en algunas zonas sufre un estado de deterioro considerable. Son dos de las prioridades del Ayuntamiento de Tarragona en materia de urbanismo, que tienen como objetivo final la dinamización del mercado del alquiler. En relación a este último aspecto, el concejal de Territori, Xavier Puig, avanza que está prevista la suma de 600.000 euros de cara a los propietarios que quieran hacer mejoras para poner los pisos en circulación. 


La partida no consta en los presupuestos aprobados el pasado 20 de diciembre. Se incluyó a raíz de las negociaciones del Equipo de Gobierno con la CUP, que finalmente facilitó el sí de la formación anticapitalista a las primeras cuentas de Pau Ricomà como alcalde. «Es una muy buena propuesta de la que nos sentimos muy orgullosos», señala el edil responsable de urbanismo.


Su disponibilidad está vinculada a la venta de patrimonio. En concreto, está ligada a unos aparcamientos y trasteros que la administración local tiene en un inmueble ubicado en la calle Ernest Lluch. «Están en una promoción que hizo fallida y no tiene ningún tipo de sentido que el Ayuntamiento tenga plazas de aparcamiento», reconoce Puig. Tan buen punto se haya realizado la tasación y se haya materializado la operación de venta, los técnicos municipales procederán a a redactar las bases para abrir la convocatoria de ayudas.


Puig asegura que, de acuerdo con el compromiso asumido, la convocatoria se abrirá este mismo año. Ésta no se centrará tan solo en las fachadas, sino que irá dirigida a aquellos propietarios que tienen un piso que necesita una reforma para ponerlo en el mercado del alquiler. «Nos estamos centrando en aquella parte más habitacional», apunta el edil republicano.  
 

Temas

Comentarios

Lea También