Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Corales: Ellas llevan la voz cantante

Les mueve la pasión musical y trabajan desde la excelencia, a pesar de no ganarse la vida con ello

Glòria Aznar

Whatsapp
Vedruna Cor

Vedruna Cor

Los coros únicamente formados por mujeres son una rara avis dentro del mundo de las corales, mayoritariamente mixtas. Algunas de estas agrupaciones son femeninas por voluntad propia.

Otras, sin embargo, porque a los hombres les cuesta más entrar en este mundo musical. En Tarragona destacan el Cor Al·leluia y el Vedruna, y en Vila-seca el Cor Scherzo.

El más veterano de Tarragona es el Cor Al·leluia, que este próximo diciembre cumplirá 55 años. Empezó con su fundadora Pepa Rosselló siendo mixto pero poco a poco se fue quedando sin voces masculinas. «Y llegó un momento en que sólo quedó un hombre y le informamos de que lo reconvertíamos», explica su presidenta, Marta Arjona.

Corría el año 2005 cuando decidieron que no serían una coral al uso. Así, sin partitura, montan un espectáculo encima del escenario con coreografía incluida y cantan desde góspel hasta rock pasando por música africana, latina, pop o jazz.

Cor Scherzo, de Vila-seca. FOTO: Ram Giner

No falta en su repertorio el Viva la vida de Coldplay, el Happy de Pharrell Williams, los piratas de Mar i Cel o el Mamma mia de Abba, entre otros muchos temas, a las órdenes de  Enric Pascual.

Marta cuenta que «queremos que cuando la gente venga a nuestros espectáculos se lo pase bien y si no les gusta una canción, les gustará otra. Vamos combinando un poco de todo para llegar a todo el mundo».

El Cor Al·leluia lo forman en la actualidad 12 voces femeninas que llevan a cabo unos seis espectáculos como mínimo al año y actúan por toda la demarcación. Para ser integrantes sin estudios musicales se debe «afinar  y, como mínimo, tener oído y muchas ganas de cantar», detalla Marta.

Estas mismas ganas y mucha profesionalidad son la base del Cor Scherzo, de Vila-seca, una formación amateur porque, como indica su presidenta, Maria Teresa Montané, «no podemos decir que somos profesionales porque no nos ganamos la vida con esto, pero trabajamos desde la excelencia».

Las integrantes del Cor Al·leluia con su director. Foto: DT

El Cor Scherzo nació hace casi 30 años de una escisión del Cor Sant Esteve, también de Vila-seca, y está formado por 22 mujeres que en su mayoría son profesionales y se dedican a impartir clases de música.

Montané manifiesta que «es justamente ahora cuando la formación vive uno de sus momentos más dulces». Mientras, la directora del coro, Sílvia Gil-Pérez, explica que «desde hace unos siete años trabajamos con un director invitado, Jordi Casas.

El nivel del Cor Scherzo se traduce en la grabación de tres CD -el primero bajo la actual directora y los otros dos con el que era entonces el director, Alan Branch- y en la actuación en lugares tan emblemáticos como el Palau de la Música, al que vuelven el 3 de junio, el Auditori de Barcelona, el Palau de la Música de Valencia o el Escorial. «Hemos hecho de todo», comenta Sílvia, «a capella, música sacra y popular, repertorio pianístico romántico y operístico, pero nuestra raíz es clásica».

Junto a la Orquestra Barroca Catalana llevaron a cabo la producción Vivaldi a la Pietà en la que recuperaron el espíritu musical de la Venecia del siglo XVIII. Y son muchos los compositores que han escrito obras para este coro femenino como Alejandro Yagüe, Manuel García Morante o Josep Maria Guix, entre otros. Todo un reconocimiento del que muy pocas formaciones amateurs pueden presumir.

El caso del Vedruna Cor es totalmente diferente. Se trata de un coro de reciente formación, de 2015, que empezó en la Escola del Sagrat Cor de Tarragona y «ahora estamos haciendo cosas fuera de lo que es el centro. Colaboramos con el Ateneu y hemos cantado en el ciclo ‘El cor a la veu’», cuenta su directora Anna Vidal.

Actualmente son once mujeres aunque el objetivo es convertirse en una formación mixta, algo que podría ser una realidad el próximo abril. «No se apuntan hombres.

Si fuera otro tipo de actividad creo que costaría menos pero en la cultura musical es más difícil», comenta Anna. Vedruna Cor lleva a cabo una actuación por mes y su repertorio también es muy variado «desde Michael Jackson hasta actos religiosos, como el concierto previsto para el día de Dijous Sant», revela su directora.

Temas

Comentarios

Lea También