Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cortan la luz al bloque okupa del centro de Tarragona, en Estanislau Figueras

La Guàrdia Urbana vigila el edificio desde el pasado mes de noviembre, cuando elaboró un informe a causa de las malas condiciones higiénicas en las que viven los vecinos

Carla Pomerol

Whatsapp
Un operario de Endesa, acompañado de agentes de la Guàrdia Urbana, cortó ayer el suministro eléctrico del bloque. FOTO: cedida

Un operario de Endesa, acompañado de agentes de la Guàrdia Urbana, cortó ayer el suministro eléctrico del bloque. FOTO: cedida

Los técnicos de Endesa, acompañados de agentes de la Guàrdia Urbana de Tarragona, acudieron ayer por la mañana al bloque ocupado de manera ilegal en la calle Estanislau Figueras. La razón era cortar el suministro eléctrico del edificio. No era la primera vez que se llevaba a cabo una actuación de estas características. El pasado 18 de marzo y el 3 y 10 de mayo, la escena se repitió. Los okupas se juegan la vida cada vez que vuelven a pinchar la luz. Ayer, mientras los técnicos trabajaban, un vecino del bloque salió por la ventana al grito de «me estoy duchando». 

Fuentes de la Guàrdia Urbana explicaron ayer al Diari que el cuerpo policial lleva desde el pasado mes de noviembre actuando en el bloque en cuestión. Fue entonces cuando detectaron que al menos cuatro de los cinco pisos estaban ocupados de manera ilegal. La mayoría son propiedad de dos entidades bancarias. 

La suciedad y el fuerte olor procedente del edificio llamaron la atención de los agentes. Los rellanos están llenos de sacos de basura y en la azotea hay acumulación de maderas, ropa y también suciedad. «Las condiciones higiénicas en las que viven son deplorables», aseguran desde el cuerpo policial. Es por esto que la Guàrdia Urbana elaboró un informe, en el que se pedía una inspección de sanidad por parte del Ayuntamiento. Hoy por hoy, todavía no se ha hecho nada. No obstante, la policía vigila de cerca el bloque desde hace unos seis meses y, en más de una ocasión, se han desplazado hasta el lugar tras ser avisados de peleas y discusiones.

Suciedad e inseguridad
Los vecinos de la calle Estanislau Figueras denunciaron ayer, a través del Diari, un bloque ocupado de manera ilegal, en el número 54 de la misma calle. Aseguran que se sienten inseguros porque los okupas son problemáticos y habitualmente protagonizan episodios de peleas. Además, los vecinos se quejan de la situación de insalubridad en la que viven. Se sienten impotentes porque, tal como marca la ley, son los propietarios del inmueble quien deben denunciar.

Comentarios

Lea También