Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cortan una vía férrea y prohíben el baño en una playa de Tarragona por las lluvias

La caída de un objeto sobre la catenaria paraliza la circulación de trenes entre Tarragona y Salou durante dos horas. Cierran buena parte de la playa del Miracle por animales muertos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Una de las caravanas dañadas en el Cámping las Palmeras, en Tarragona. FOTO: Alfonso Moreno

Una de las caravanas dañadas en el Cámping las Palmeras, en Tarragona. FOTO: Alfonso Moreno

La fuerte tormenta de la madrugada de ayer provocó el corte de la vía férrea entre Tarragona y Salou. Asimismo, el vendaval causó importantes desperfectos en un cámping. Por la tarde se tuvo que prohibir el baño en la mayor parte de la playa del Miracle por animales muertos y material de uso higiénico en el agua y la arena.

Una de las incidencias que afectó a más gente se produjo en la línea férrea R-16, que une Barcelona con Tortosa por la costa. A las 7.20 horas, a consecuencia de los fuertes vientos, una tubería de goma de una fábrica del polígono industrial Entrevies cayó sobre la catenaria, a unos dos kilómetros de la estación de Tarragona, lo que afectó al sistema de electrificación. 

El incidente obligó a cortar la vía férrea entre las estaciones de Tarragona y Salou. Cuando Renfe estaba preparando los autobuses para cubrir dicho trayecto por carretera, a las 9.05 se dio la avería por solucionada. Se vieron afectados ocho trenes, con un retraso medio de una hora. Siete eran de Rodalies.

El más perjudicado fue uno que había salido a las 5.43 de la Estació de França con destino Tortosa. Estuvo parado en la estación de Tarragona dos horas. También se vio afectado un Euromed que sale de Barcelona a las siete de la mañana. 
Algunos elementos de fábricas cercanas dañaron la fibra óptica del mismo tramo, aunque ello no afectó a la circulación de trenes. 

En la ciudad

Las patrullas de la Guàrdia Urbana tuvieron que atender también numerosos incidentes, la mayoría porque la presión del agua hizo saltar y arrastras las tapas del alcantarillado, con el consiguiente peligro para los vehículos que circulasen. Ocurrió en la Rambla Lluís Companys, calle Vint-i-Dos de Bonavista, Les Gavarres, frente a la estación de Adif, calles Del Carmen, Joana Jugan, Mestre Benaiges y Tortosa, etc.

Un coche bloqueado en el cruce de las calles Smith con Castaños, en Tarragona. FOTO: @dreamixp

A la una de la madrugada se cortaron los accesos a Sant Pere i Sant Pau porque el puente de la rotonda de los conejos –en el inicio de la avenida Dels Països Catalans– estaba inundado. También en el polígono Francolí –donde un vehículo quedó averiado, al igual que otro en el puente del Serrallo– y en la zona de Icomar. Los semáforos de los cruces de la avenida D’Andorra con la N-240 y el de Maria Cristina con la avenida de Catalunya también se vieron afectados. 

A la una y media de la tarde de ayer se prohibió el baño en un tramo de la playa del Miracle. Inicialmente afectó a unos 400 metros –los más cercanos al Port Esportiu–, pero a las cinco se tuvo que ampliar hasta la plataforma.

Tanto en el agua como en la arena había gran cantidad de residuos de la red de alcantarillado, principalmente compresas, pañales, toallitas  y también animales, restos procedentes del emisario del Miracle. La depuradora no puede absorber todo el agua y ésta fue directamente al mar, junto con el resto de residuos. La empresa FCC procedió a limpiar los residuos que había en la arena, mientras que una embarcación de la Autoritat Portuària hacia lo propio dentro del agua, un trabajo que acabó a las ocho.

Una parte del cámping Las Palmeras también resultó especialmente afectado. Según los bomberos, a la una y cuarto de la madrugada recibieron el aviso de que se había inundado la entrada y que había un vehículo bloqueado. Finalmente se localizó al propietario, quien dijo que dentro del coche no había nadie. Era el vehículo de un trabajador, que ayer por la mañana sacó la grúa.

El viento hizo que muchas tiendas de campaña e incluso caravanas resultaran con daños importantes. La fuerza del viento se llevó carpas y movió caravanas de su sitio.

Los bomberos

Entre las 00.45 y las 2.30 horas, los bomberos recibieron 28 avisos. El más importante se produjo a las dos y cuarto  en el número 6 de la calle De la Sínia, en Botarell. Se trata de una casa vieja y deshabitada. Cayó al suelo el voladizo del tejado y parte de un balcón. Los cascotes cortaban la calzada y se avisó al Ayuntamiento. Las dos dotaciones de bomberos desplazadas al lugar determinaron que el inmueble no tiene problemas estructurales.

Hubo peticiones de servicio por agua acumulada en un bar de la calle Riu Anoia de Campclar, en una casa del Passeig de l’Estació de La Pobla de Montornès, en un una de la calle Príncep de Viana de Roda de Berà, en un garaje de la avenida de Barcelona de Cunit, etc.

Temas

  • tarragona
  • sucesos
  • meteorologia

Comentarios

Lea También