Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Crean un punto de autoocupación para personas en riesgo de exclusión

Técnicos y voluntarios acompañan a los beneficiarios durante todo el proceso y les ayudan a encontrar financiación

Norián Muñoz

Whatsapp
Maria Jurado, técnica del programa, es la encargada de atender a los  interesados. Foto: lluís milián

Maria Jurado, técnica del programa, es la encargada de atender a los interesados. Foto: lluís milián

El pasado mes de enero comenzó a funcionar el primer ‘ Punto de Autoocupación Incorpora’ de Tarragona. Es el primero de la demarcación, pero en el conjunto del Estado ya son cuarenta.

La iniciativa está dirigida a personas en riesgo de exclusión social y aquí la lleva adelante la Fundació Formació i Treball con el apoyo de la Obra Social La Caixa.

Entre los primeros usuarios del programa (ya hay seis) hay diversidad de perfiles, como una madre de dos hijos con una situación económica delicada cansada de trabajar en restaurantes en negro y sin seguro que va a montar su propio bar, un chófer con furgoneta y que apenas gana para sobrevivir y que ahora se ha decidido a trabajar por cuenta propia, un joven de veinte años que quiere abrir un taller de restauración de coches u otra joven madre que quiere montar un pequeño taller de manualidades.

Durante el programa los interesados reciben un seguimiento individualizado hasta el momento en que arranca la empresa o actividad. También les acompañan durante el primer año, uno de los momentos más críticos en los negocios.

Expertos voluntarios

Además de los técnicos de la fundación, el programa cuenta con una serie de profesionales expertos en temas de marketing, finanzas y otros que trabajan de manera voluntaria. Con esta ayuda los emprendedores realizan su plan de empresa y de viabilidad, un estudio de marketing... Si la idea es viable, la Caixa les ofrece financiación a través de Micro Bank.

Los créditos, que se piden con el apoyo de la fundación, pueden ser por un importe de hasta 25.000 euros y se pueden devolver hasta en seis años.

De todas formas, para entender mejor el espíritu del programa, Maria Jurado, técnica de inserción laboral, explica que «no somos una gestoría, el trato es muy humano y cercano». Y es que, en la tarea de emprender, no sólo hacen falta conocimientos, sino motivación. Se trata, en general, de personas con ideas de negocio claras, pero que muchas veces no confían en poder llevarlas a cabo. No suelen tener, además, los conocimientos necesarios ni forma de acceder a un crédito.

A partir de una bicicleta

En algunos casos la motivación es de pura supervivencia tras un tiempo en el paro; en otros, las expectativas de un futuro mejor. Explica Jurado que el chófer que quiere trabajar por cuenta propia apenas llega a fin de mes, pero no se decidió a emprender hasta la Navidad pasada, cuando su hija le pidió una bicicleta a los Reyes que, con su exiguo presupuesto, no se pudo permitir. «Esa bicicleta fue un punto de inflexión, el momento en que decidió dar un paso adelante», cuenta.

El programa no tiene, de momento, un número límite de personas a atender, por lo que los interesados pueden solicitar información en la Fundació Formació i Treball. Allí la técnica realiza una valoración inicial tanto de la situación económica de los interesados como de los conocimientos que tienen.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También