Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Creatividad y emociones en una clase de plástica

Alumnos de cuarto de la Escola Tarragona plasman su entorno familiar más íntimo y personal de la mano de la creadora reusense Cristina Ferré en el proyecto ‘L’artista va a l’escola’

Gloria Aznar

Whatsapp
Cristina Ferré dando indicaciones a los jóvenes artistas, en la Escola Tarragona el pasado miércoles. FOTO: Pere Ferré

Cristina Ferré dando indicaciones a los jóvenes artistas, en la Escola Tarragona el pasado miércoles. FOTO: Pere Ferré

«No todos los estudiantes tienen el privilegio de trabajar con una artista. No pasa frecuentemente», afirma Georgina Pinyol, profesora de cuarto de primaria en la Escola Tarragona quien, cuando le propusieron participar en el proyecto L’artista va a l’escola no lo dudó ni un instante. «Los autores tienen una visión que nosotros no les podemos dar y esto les va muy bien a nivel educativo», añade. Es precisamente aportar un punto de vista diferente, trabajar la plástica desde otra perspectiva lo que les propone la creadora reusense Cristina Ferré, una mirada que les adentra, paso a paso, en un mundo íntimo y personal, el que más les interesa, que no es otro que su hogar y familia.

«No existe el concepto de dibujar y pintar bien. Me interesa particularmente que los niños y niñas no pierdan su creatividad, que todos tenemos, pero que con el tiempo se va coartando», revela Cristina. Creatividad y diversión porque «más importante que la obra es el proceso», cuenta. Otra de las finalidades es acercarles el arte contemporáneo porque «el artista ya no necesita la pintura prácticamente nunca para comunicarse. Ahora investiga y expresa los inputs que la cultura de su entorno le transmite y en ocasiones se apropia de lenguajes de otras profesiones», relata. Este es precisamente el caso de El plano, actividad que convierte a los alumnos en peculiares arquitectos. Toman medidas, sí, pero no de manera tradicional con un metro, sino con su propio cuerpo. Y plasman su casa, «dos cuadrados es una persona», les indica Cristina, pero únicamente las estancias con las que se sienten representados. Un proceso que convierte al alumno en creador. 

¿Habéis hecho el trabajo?, preguntó Cristina a sus alumnos el pasado miércoles. «Sí», contestaron al unísono. ¿Os ha costado mucho? «No», respondieron. ¿Os ayudaron? Sí. Trabajaron en familia. Los estudiantes tenían deberes, resultado de su última sesión conjunta. Así, debían hacer los planos de tres espacios relevantes para su vida, «donde se sienten seguros, felices o a disgusto», apunta Cristina. Es decir, puras emociones a través del arte. Unas estancias que no necesariamente tienen que ser contiguas -una está aquí, otra en la otra punta de la casa-, por lo que después se reubican, se unen y son «nuestro mundo».

Es la parte de su mundo que ellos quieren compartir, especifica esta artista. Un mundo personalizado un poquito más con diminutos dibujos de aquello que les es más preciado. A saber, un bañador de sincronizada, un patín, pelotas, una mascota o el peluche que les acompaña desde sus primeros años. Unas zapatillas de deporte, un campo de fútbol o sencillamente música son otros de los elementos que los niños y niñas han querido destacar y que en el caso de Cristina es una cucaracha. «Me gustan mucho los escarabajos por lo que el mío es ese insecto tan poco apreciado», explica. El resultado de todo ello es una instalación que presidirá el pasillo del colegio.  

La de Cristina es una de las actividades que este año ya están en marcha en el marco de L’artista va a l’escola y que consta de diferentes propuestas con varios autores y en diferentes centros. El proyecto se inició en 2014 a raíz de las inquietudes de dos profesoras, del IES Antoni de Martí i Franquès y del Institut Públic Torreforta, Eloïsa Valero y Thais Salvat. 

El plano y la historia familiar

La idea de ‘L’artista va a l’escola’ es llevar a cabo una actividad a partir de la obra de cada creador. En este sentido, Cristina Ferré ha trabajado algunas de sus piezas desde el plano y la historia familiar. También «hablar desde lo íntimo porque es uno de los elementos que he utilizado en mi obra», explica.

Temas

Comentarios