Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Creed II: la leyenda de Rocky’: 43 años de guantazos

El imaginario colectivo no sería el mismo sin el espíritu de superación de Stallone ‘Balboa’ ni la emotiva música de Bill Conti

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
Sylvester Stallone y Michael B. Jordan, en una escena de ‘Creed II: la leyenda de Rocky’. Foto: warner bros

Sylvester Stallone y Michael B. Jordan, en una escena de ‘Creed II: la leyenda de Rocky’. Foto: warner bros

En 1976 Sylvester Stallone saltó definitivamente a la fama con su personaje de Rocky Balboa. Un boxeador que llevaría adelante siete entregas hasta llegar a esta octava. 43 años de puñetazos y guantazos sobre el ring desde aquel original Rocky que tuvo diez nominaciones a los Oscar y ganó tres de ellos (película, director y montaje). 

Ahora Stallone ‘Balboa’ ya no se sube al cuadrilátero en combate oficial. En su lugar lo hace Michael B. Jordan, para protagonizar la segunda parte de Creed. Dentro del mundo de Rocky Balboa, B. Jordan (Black Panther) se identifica más con Apollo Creed, su padre en la ficción. El júnior tendrá como objetivo convertirse en un Adonis Johnson capaz de tumbar a la bestia rusa Viktor Drago (Florian Munteanu), hijo de Ivan Drago (Dolph Lundgren), el boxeador que causó la muerte a su padre, Apollo Creed, años antes en Rocky IV (1984). 

Por esta razón, más allá de ser una simple competición tan mediática como la pelea entre Floyd Mayweather y Conor McGregor en la vida real, el combate es en la ficción un verdadero reto personal para el protagonista, quien intenta reescribir la historia de la familia de los Drago y los Creed sobre el ring. 

Creed II representa la despedida de Rocky Balboa, tal y como el propio Sylvester Stallone anunció en redes sociales el pasado mes de noviembre. «Rocky nunca morirá porque vive en todos vosotros», dijo en Instagram el creador y principal protagonista de la saga. 

Así, esta secuela se presenta ahora con muchas sorpresas y viejos conocidos de una saga que se ha convertido ya en mito cinematográfico gracias, en buena medida a ese espíritu de superación y de no tirar la toalla (ni en el ring ni en la vida) de Rocky Balboa y a esa emotiva música del Gonna Fly Now. 

Creed II logra que la leyenda de Rocky sea ya inmortal. 

Temas

Comentarios

Lea También