Tarragona #seriesenvena

Creer o no creer, esa es la cuestión

‘Evil’. El canal SyFy emite la nueva creación del matrimonio King, artífices de ‘The Good Wife’

Yolanda Fernández

Whatsapp
De izquierda a derecha, Michael Emerson, Katja Herbers, Mike Colter y Aasif Mandvi. FOTO: CBS/SYFY

De izquierda a derecha, Michael Emerson, Katja Herbers, Mike Colter y Aasif Mandvi. FOTO: CBS/SYFY

En contadas ocasiones solo con saber quién ha creado una serie ya tienes la certeza de antemano de que ésta va a ser todo un éxito. Poca gente en el mundo del espectáculo tiene hoy en día el sello indiscutible de calidad. Pero si hay alguien que puede alardear de que todo lo que toca lo convierte en oro, ese es el matrimonio formado por Michelle y Robert King, los creadores de las obras maestras The Good Wife y The Good Fight. La carta de presentación no puede ser mejor.

En esta ocasión la nueva producción de los King se llama Evil, estrenada recientemente en el canal SyFy. Evil es una ficción que enfrenta algo tan polémico como la fe religiosa. La tienes o no la tienes. Crees en un Ser superior o no. ¿Los milagros existen? ¿Los casos de posesiones demoníacas se producen de verdad? Este debate entre el sí y el no, la fe y la razón es en el que se fundamenta Evil.

Para ello se vale de unos personajes de lo más variopintos. Por un lado tenemos a David Acosta (Mike Colter), un aspirante a cura que está en su tercer año de seminario, con más sombras que luces y que trabaja para la Iglesia tratando de demostrar que realmente los fenómenos paranormales que se le presentan en el día a día realmente son cuestiones divinas. Por otra parte, está la doctora Kristen Bouchard (Katja Herbers), una psicóloga forense, casada y madre de cuatro hijas pequeñas, que busca una razón lógica, contraria a la fe, en todos los casos en los que trabaja.

Parece que dos personas de tan distinta opinión no pudieran trabajar juntas, pero curiosamente ocurre lo contrario. Para poder llegar al fondo de la verdad, David pide a Kristen que trabaje junto a él en intentar esclarecer cuál es la verdad en cada caso que le encarga la Iglesia. Además, reciben la ayuda de Ben Shakir (Aasif Mandvi), un especialista en tecnologías y cosas varias que tampoco cree que los sucesos ocurran por decisión divina. Es todavía más incrédulo que Kristen y tiene una explicación para todo sin que intervenga ninguna creencia religiosa.

Evil es ante todo una lucha del bien contra el mal, en cualquiera de sus acepciones. Y si tenemos por un lado al trío protagonista como la representación del bien, el mal está encarnado por la figura del doctor Leland Townsend (Michael Emerson), también psicólogo forense al igual que Kristen y que va a usar todas las malas artes a su alcance para sembrarlo en todos sus allegados.

Guiones marca de la casa

Si algo caracteriza a las producciones del matrimonio King es la excelencia de sus guiones. No hay ni una palabra de más, ni ninguna frase que no esté donde deba estar. Realmente es una maravilla como, con pocas palabras, te marcan la postura de los personajes. Por ejemplo, se produce una conversación entre Kristen y David que demuestra claramente la postura de cada uno. En un momento Kristen le dice a David: «lo que tú llamas demonio yo lo llamo sociópata». Blanco y en botella.

Los guiones nos van llevando por una trama que va evolucionando a lo largo de los trece capítulos que forman la primera temporada (ya está renovada para una segunda) con una maestría total. Puntos que en un principio se nos antojan inconexos van fluyendo sin apenas darnos cuenta, hacia otro común final que demuestra una vez más lo bien que saben hacer su trabajo Michelle y Robert King.

Asimismo, las interpretaciones son otro punto a favor de Evil. Desde la, prácticamente desconocida Katja Herbers, que interpreta a la doctora Bouchard con un toque de frescura que es de agradecer, hasta el siempre maravilloso Michael Emerson. Si hay alguien capaz de encarnar al Mal, con mayúsculas, ese es Emerson. Quién no le recuerda en su personaje de Benjamin Linus en la inolvidable Lost. Pues en Evil en trece capítulos realmente llegas a cogerle toda la manía del mundo. Sus líneas de diálogo, aun siendo el malo de la serie, tiene tal vez las notas de humor más curiosas.

Evil, sin ser una serie de grandes pretensiones, entretiene, y mucho. Nos muestra que el mal está presente en nuestro día a día con sus múltiples caras. Y que la lucha entre fe y razón no es lo más importante, sino la lucha entre el bien y el mal. Sin grandes fuegos artificiales, te va llevando por un sinuoso camino de casos paranormales e investigaciones complicadas, para adentrarnos en un mundo mucho más complejo de lo que a priori puede parecer.

En definitiva, nos guía hacia un final de temporada perfecto, con un maravilloso y excelente cliffhanger que va a hacernos desear con ansia que estrenen inmediatamente la segunda temporada. Los King lo han vuelto a hacer. ¡Bravo!

Temas

Comentarios

Lea También