Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

C's propone una biblioteca pública en el Jaume I de Tarragona

CDC quiere que el Banco de España se adapte para que también albergue una biblioteca

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del aspecto que ofrecería la biblioteca que propone C's, que no está cuantificada económicamente en el trabajo. Foto: DT

Imagen del aspecto que ofrecería la biblioteca que propone C's, que no está cuantificada económicamente en el trabajo. Foto: DT

El grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Tarragona propone que el agujero del no párking Jaume I se destine para una biblioteca pública. Así se establece en un informe que el principal partido de la oposición hará llegar al equipo de gobierno, en el que se especifica que el equipamiento «podría contar con tres plantas y 8.683 metros cuadrados de superficie». Ciutadans considera que «valdría la pena iniciar una demanda a instituciones de nivel superior como la Generalitat para solicitar un equipamiento del que sí disponen otras ciudades de población similar a la de Tarragona». Pese a ello, los naranjas no cuantifican económicamente el coste de la inversión.

En el informe se afirma que «la actuación que se ha realizado para adaptar y dar uso a la construcción existente nos parece invasiva a nivel estético. Es por ello que proponemos que el techo de la construcción desaparezca y se ponga en su lugar uno acristalado y luminoso, de manera que el espacio interior de la biblioteca tenga luz propia». A juicio de la formación naranja, «esta actuación daría una singularidad al edificio a nivel estético y a su vez generaría la integración armoniosa de su imagen en el entorno en que se encuentra».

Según el trabajo, la primera planta se destinaría a la sala de atención al público y al centro cívico, mientras que la biblioteca se ubicaría en el segundo nivel, para dejar el tercero para el archivo o la hemeroteca municipal. «Proponemos una biblioteca tematizada teniendo en cuenta la transmisión del saber en diferentes etapas de la historia. Es decir, partiríamos de una biblioteca ambientada en el siglo XXI con las últimas tecnologías y a medida que fuéramos bajando la ambientación se iría transformando hasta llegar a la época del origen del conocimiento» afirma Ciutadans en el informe.


‘Una estrategia potente’

El portavoz de ERC, Pau Ricomà. lamenta que «es cierto que no se ha invertido en bibliotecas por la crisis, pero tampoco se ha mejorado la situación porque no ha sido una prioridad para el Ayuntamiento». A juicio del edil soberanista, «es necesaria una estrategia cultural potente, pero éste no ha sido el caso de Tarragona, que tiene un déficit enorme».

El político independentista se pregunta «¿cuántas veces se ha ido a Madrid a negociar el traslado de la biblioteca a la Tabacalera?» y apostaría por llevar la biblioteca de Torreforta «a los bajos del Mercat, ya que permitiría dinamizar el espacio».

Albert Abelló (CDC) lamenta que la situación de Tarragona «es peor que la que tienen en Girona, Lleida, o hasta en Reus» y critica que el déficit se debe a «promesas incumplidas por parte del alcalde Ballesteros». Los nacionalistas apostarían por llevar la gran biblioteca central «al Banco de España» y que «mientras, apoyamos la petición para ampliar la de la calle Fortuny».

Jordi Martí (CUP) considera que «es imprescindible configurar una red de bibliotecas» que permita realizar una «planificación consensuada a largo plazo», ya que la situación actual de la ciudad de Tarragona «es terrible».

Finalmente, Arga Sentís (ICV)considera que «la prioridad de la política cultural de la ciudad deberían ser las bibliotecas», pero critica que «no se ha hecho nada durante los últimos años». La concejal ecosocialista reparte las culpas entre «Estado, Generalitat y Consistorio» y lamenta que su impulso «no ha sido una prioridad para nadie».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También