Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

C’s reclama que Tarragona contenga al independentismo

Inés Arrimadas y Albert Rivera protagonizan un mitin ante 1.300 personas y pesumen de resultados en la demarcación y sueñan con extender ‘el muro de contención’ a toda Catalunya

EFE

Whatsapp
Inés Arrimadas, en pleno discurso. Al fondo la estatua del president de la Generalitat Lluís Companys, fusilado por Franco. FOTO: Pere Ferré

Inés Arrimadas, en pleno discurso. Al fondo la estatua del president de la Generalitat Lluís Companys, fusilado por Franco. FOTO: Pere Ferré

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la candidata a la Generalitat, Inés Arrimadas, erigieron hoy el voto naranja como el que representa el «cambio absoluto» en Catalunya para «enterrar la etapa negra» del proceso soberanista, ante el «conformismo» del PP y los «complejos» del PSOE.

Ciudadanos celebró hoy ante más de 1.300 personas un acto en la avenida Lluís Companys de Tarragona, que fue un «muro de contención» de los independentistas, en palabras de Arrimadas, y donde ahora aspira a mejor resultados en las catalanas del 21D superando los cuatro diputados actuales. Un «muro de contención» al independentismo en Tarragona que ahora Arrimadas quiere trasladar a toda Catalunya ganando las elecciones del 21-D.

Tanto Rivera, que cerró el acto, como la candidata a la presidencia de la Generalitat hicieron reiteradas apelaciones al cambio en Catalunya en sus respectivos discursos, un cambio que además puede abrir la puerta a «una nueva etapa» en España.
El presidente de Ciudadanos acusó al PP y PSC de hacer «moneda de cambio» con los nacionalistas en la era Pujol y en la época de los tripartitos con ERC. «Nadie duda para qué sirven los votos naranjas, para acabar con el procés con un voto nítido y claro. Pero, también, van a servir por primera vez en democracia para ganar a los nacionalistas, porque a lo máximo a lo que aspiraban populares y socialistas era a sumar y a entregar la Generalitat», dijo.

Por contra, Rivera señaló que Ciudadanos es un partido «sin complejos» y «valiente», formado por «gente normal que está haciendo cosas extraordinarias, gente normal que quiere cambiar las cosas» en Catalunya y España.

Para poder imprimir este cambio en Catalunya, Arrimadas llamó a «enterrar la etapa negra con votos naranja» porque Cs es la «garantía», y auguró que el proceso soberanista tendrá una «fecha histórica», la de las elecciones del 21D, que supondrá su «fecha de caducidad definitiva».

La candidata considera que este «cambio de rumbo» en Catalunya ya no es una «utopía», sino que es «posible» como apuntan varios sondeos, y redobló así sus llamamientos a los catalanes a «no quedarse en casa» y a elegir el voto «útil» de Ciudadanos. 

Rivera y Arrimadas también situaron a los partidos independentistas en el centro de sus críticas por haber «roto la convivencia» entre los catalanes, por las consecuencias económicas del proceso soberanista y por la mala imagen que, según ellos, Catalunya ha dado al mundo.

Temas

Comentarios

Lea También