Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuando dar sangre de convierte en una fiesta

La maratón anual. El Teatre Tarragona cambió por un día su cara más cultural por la más solidaria con decenas de camillas sobre el escenario

Àngel Juanpere

Whatsapp
Decenas de camillas se instalaron en el escenario del Teatre Tarragona.  FOTO: pere ferré

Decenas de camillas se instalaron en el escenario del Teatre Tarragona. FOTO: pere ferré

Ayer no tocaba ninguna orquesta, tampoco había actores sobre el escenario, ni bailarines de puntillas. Por un día, el Teatre Tarragona mostró su cara más solidaria con la tradicional maratón de donación de sangre que cada año se celebra durante las Festes de Santa Tecla.

La directora territorial del Banc de Sang i Teixits, Virginia Callao, se mostraba al mediodía muy satisfecha con la participación que se había dado por la mañana. A las dos de la tarde ya había pasado medio millar de personas. «Hoy ya ha pasado más gente que a la misma hora del año pasado», comentaba al Diari la responsable del banco.

Callao destacaba como aspecto positivo de las últimas ediciones la petición de cita previa. Con ella se han desterrado las largas colas que se formaban en el Teatre Metropol cuando la maratón se hacía en dicho edificio. «La cita previa nos permite organizarnos mejor». Cuando se abrió el Teatre Tarragona para comenzar la donación unas 300 personas ya se habían inscrito a través de internet.

Además, las aproximadamente cuarenta camillas disponibles sobre el escenario hacían que aquellas personas que no habían pedido cita previa no se tuviesen que esperar haciendo cola. No la hubo durante toda la mañana, ni durante la hora punta, que se considera entre las 11.30 y las 12 del mediodía. La afluencia fue constante durante toda el día, incluso durante la hora de comer. Para atender a los donantes, el Banc de Sang i Teixits movilizó unos 60 trabajadores y también había unos 40 voluntarios. 

Una de las novedades de la presente edición es que este año no se recogió plasma «porque la infraestructura no lo permite», aseguraba Virginia Callao, quien añadía que por ello priorizaron la donación de sangre.

En cuanto a las reservas, la responsable del banco añadía que hay reservas para unos ocho días, excepto de dos tipos: A y 0 negativo–. Este último sólo lo tiene el 15 por ciento de la población y es el más utilizado en las transfusiones de urgencia cuando no se conoce el grupo del paciente.

Temas

Comentarios

Lea También