Más de Tarragona

"Cuando una ambulancia debe venir a Parc Riuclar se pierde"

La Associació de Veïns de la Part Alta se muestra satisfecha con las orientaciones que hay en el Casc Antic

Octavi Saumell

Whatsapp
Una de las quejas de los visitantes de la ciudad es que las placas de Tarragona están demasiado altas. Foto: Lluís Milián

Una de las quejas de los visitantes de la ciudad es que las placas de Tarragona están demasiado altas. Foto: Lluís Milián

La Asociación de Vecinos de Parc Riuclar critica que «cuando una ambulancia debe venir al barrio, a menudo se pierde, ya que nunca saben la dirección y no encuentran ningún tipo de orientación». Así de claro se expresa la presidenta de la entidad, Josefa Rodríguez, quien lamenta que los carteles están «muy mal». Por ello, recientemente acordaron un nuevo plano con la concejalía de Urbanisme, pero Rodríguez lamenta que «aún no se ha hecho nada».

De manera crítica se expresa también la presidenta de la Federació de Veïns de Llevant, Gemma Fusté, quien revela que, en Ferran, «las placas de las calles estaban muy mal, pero las mujeres que participaron en un taller de cerámica las hicieron todas nuevas». Fusté especifica que «en Boscos hace tiempo que piden mejorarlas, mientras que las de la Vall de l’Arrabassada están casi en blanco».

Críticas del centro

La presidenta de la Associació de Veïns de Tarragona Centra, Núria Sabat, asegura que el estado en el que se encuentran las placas del centro de la ciudad «es penoso», y que en verano «es muy habitual ver turistas con mapas intentando descubrir en que esquina se encuentran».

De manera parecida se expresa Toni García, de la Asociación de Vecinos de Sant Salvador. «Los nombres de las placas están viejos y deben repintarse». Asimismo, García critica que «las señalizaciones de los espacios públicos es deficiente, ya que la gente que no es del barrio no se ubica de ninguna manera».

Finalmente, el presidente de la Federación de Vecinos, Antonio Peco, califica como de «claramente insuficientes» el número de placas que hay en la ciudad, mientras que la nota positiva la pone el presidente de la Associació de Veïns de la Part Alta, Manel Rovira, quien afirma que las placas de las calles del Casc Antic «se pueden leer bien y, de hecho, muchas de ellas son nuevas».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También