Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuarenta heridos en Tarragona por petardos y hogueras durante la verbena

Fueron 14 intervenciones menos que el año pasado. Los bomberos tuvieron que sofocar 36 incendios de vegetación y 25 de otra índole, una cifra inferior a la del 2017

Àngel Juanpere

Whatsapp
Aspecto que ofrecía la playa de la Arrabassada de Tarragona durante la madrugada. FOTO: Pere Ferré

Aspecto que ofrecía la playa de la Arrabassada de Tarragona durante la madrugada. FOTO: Pere Ferré

Un total de 40 personas –38 en el Camp de Tarragona y dos en las Terres de l’Ebre– tuvieron que ser atendidas por quemaduras lesiones o afectaciones oculares producidas a causa de las hogueras y petardos durante la noche de Sant Joan en los centros de urgencia y hospitales.

Por su parte, los bomberos sofocaron 36 incendios de vegetación y 25 de diversos –contenedores, vehículos, viviendas, etc– entre las ocho de la tarde del sábado y las ocho de la mañana de ayer domingo. Ninguno de los servicios fue grave.

El número de asistencias sanitarias este año ha sido muy superior en el Camp de Tarragona al registrado el año pasado, cuando hubo 20 personas atendidas. En cambio, ha bajado en las Terres de l’Ebre, que fueron seis.

En el conjunto de Catalunya 320 personas han recibido asistencia. Por lo que respecta al tipo de lesiones, se registraron 163 quemaduras leves, 19 graves. 74 traumatismos i/o amputaciones y 64 lesiones oculares. Entre todos los casos atendidos había 97 menores de once años y 51 de entre 11 y 17.

Aparte del accidente mortal de Alcanar, hubo otros de menor importancia en Barberà de la Conca (cruce de las carreteras TP-2311 y T-231), Cambrils (Vial del Cavet) y Tortosa (subida al Parador).

En Sant Carles de la Ràpita un turismo se salió de la carretera TV-3408 y cayó a una acequia. El conductor y único ocupante resultó herido menos grave.

Vegetación

El trabajo de los bomberos, como suele ser habitual durante esta noche, se centró principalmente en sofocar incendios de vegetación –este año no ha habido ninguno que haya afectado a masa forestal–.

La comarca donde hubo más servicios de este tipo fue Tarragonès, con 12 intervenciones, muchas de ellas en la ciudad de Tarragona: Bonavista (dos), Campclar, calle Margalló, Sant Pere i Sant Pau (cerca de la gasolinera),  Vall de l’Arrabassada (cerca del CAP), calle Josep Llimona, entre otros. En el resto de la comarca los fuegos se localizaron en Torredembarra, La Pobla de Montornès, Altafulla (dos, ambos de cañaveral) y Roda (un árbol afectado).

Hubo once servicios de este tipo en los municipios del Baix Camp, entre ellos Vinyols i els Arcs, Reus y Cambrils. También se produjeron incendios de vegetación en L’Arboç, El Vendrell, Gratallops, Masllorenç, Sant Jaume dels Domenys, Tortosa, Sant Carles de la Ràpita y Roquetes.

Otros incendios

A lo largo de la madrugada, los bomberos acudieron a otros tipos de incendios. Uno de los más destacados se produjo en Calafell, donde un cohete provocó un incendio en el mobiliario de plástico que había en un balcón. La fachada y el cierre del balcón resultaron afectados por la temperatura y humo. No hubo evacuados y los bomberos ventilaron el inmueble.

Por otra parte, al menos se produjeron cuatro incendios de vehículos aparcados en la calle. Uno de los fuegos se produjo a las dos menos cuatro de la madrugada en la calle Tortosa, en el barrio tarraconense de Torreforta. El vehículo quedó calcinado, según la Guàrdia Urbana. En Reus, quemó el 25 por ciento del interior de otro vehículo. En Vandellòs ardió el motor de turismo y otro en Camarles.

Finalmente, ardieron contenedores en Tarragona (calle Salvador Espriu y la carretera C-31b), Els Pallaresos, Reus (Mas Pellicer), Creixell, Santa Coloma de Queralt (calle Indústria), Cambrils, Calafell y Amposta.

En el conjunto de Catalunya, los bomberos realizaron 862 servicios, 429 menos que en la verbena del año pasado.

Por su parte, el teléfono de emergencias 112 recibió 4.088 llamadas –un 21 por ciento menos que en 2017–, que generaron 2.043 expedientes. De ellas, 169 procedían del Tarragonès (un 4,1 por ciento del total).

Incendio forestal

Poco después de las cuatro de la tarde, los Bomberos de la Generalitat recibieron el aviso de un incendio forestal en la zona de la Fuente Vieja, a unos 200 metros del casco urbano de Vilanova de Prades (Conca de Barberà).

El alertante apuntaba que el fuego quemaba matorrales y también árboles, que tenía continuidad y estaba cerca de las casas. Ante esta información, los bomberos movilizaron inicialmente diez dotaciones terrestres –de parques de Cornudella de Montsant, Montblanc, Falset y Tàrrega, además de los GRAF– y tres aéreas –un helicóptero y dos avionetas–.

Al llegar al lugar comprobaron que el fuego no era tan importante como parecía. Estaba a 500 metros del camping. Finalmente sólo quemaron 150 metros cuadrados y las 17.20 horas se daba por apagado. Hasta el lugar se desplazaron también personal de las ADF, agentes rurales y Mossos.

A lo largo de la jornada de ayer, desde las ocho de la mañana y hasta las cinco de la tarde se produjeron seis fuegos de vegetación más: Riudoms, Tarragona (dos), Reus, El Milá y El Vendrell.

El fuego de la capital del Baix Penedès comenzó a las cinco y media de la tarde en la calle Joaquim Bernat, cerca de la vía del tren (sin que afectara a la circulación). Ardió una hectárea y cien balas de paja. En la extinción participaron cuatro dotaciones de bomberos de los parques de El Vendrell, Tarragona y Vilanova y la Geltrú.

Temas

Comentarios

Lea También