Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cursadas las designaciones para las mesas pese al veto de Correos

El Govern no ha dado a conocer cómo mandará las tarjetas censales a los votantes

C.Reino

Whatsapp
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

La Generalitat, de manera opaca y sin dar demasiadas pistas, continúa afinando la logística a del referéndum pesar de las querellas. El Govern comunicó ayer que entre hoy y la semana que viene notificará a los interesados la configuración de las mesas electorales. En principio, la asistencia a la mesa es obligatoria, según recoge el decreto aprobado (y suspendido por el TC), pero, en cambio, no incluye medidas sancionadoras, por lo que quien no quiera ocupar su puesto en la mesa no corre ningún riesgo de ser multado. 

Los grupos de la oposición creen que solo acudirán a las mesas electorales los voluntarios de la ANC. Son 6.000 mesas y 55.000 integrantes (entre presidente, vocal y los suplentes previstos). Al haber podido hacer el sorteo, la Administración catalana reconoce que maneja algún tipo de censo, toda una incógnita ya que el oficial es propiedad de la Administración central. En el 9-N no hubo censo, ya que para votar había que apuntarse en el mismo colegio electoral. Puigdemont guarda bajo llave el secreto del censo.  

En el aire

Otra cuestión que está en el aire es cómo notificará el Govern a los miembros de las mesas el colegio que tienen asignado. Por dos razones: aún hay localidades que no han confirmado si cederán sus locales para la votación y por tanto no hay emplazamiento que asignar a los miembros de la mesa, y porque el referéndum se ha encontrado un obstáculo de última hora en Correos, que ha cursado una orden interna a sus trabajadores para que paralicen cualquier envío explícitamente relacionado con el 1 de octubre. El presidente Rajoy, por otra parte, pidió el miércoles que se desoigan estos comunicados. «Si le citan en una mesa, no vaya», dijo. Ayer envió una nueva carta a los secretarios e interventores recordándoles que ningún ayuntamiento podrá ceder locales, permitir la difusión de propaganda o autorizar cualquier colaboración en pro del referéndum.

En cuanto a las tarjetas censales, lo único que el Govern ha dicho es que las mandará tarde o temprano. Y sobre las listas electorales, que podrán ser consultadas –no se sabe dónde– «preferentemente por medios informáticos». 

También se desconoce qué pasará con los espacios publicitarios de la campaña. Ayer comenzó y no estaba previsto ningún acto simbólico de pegada de carteles, ni se preveía que las ciudades amanecieran hoy con pancartas pidiendo el voto. Salvo JxSí y la CUP, que suman el 47% de los votos y el 52% de escaños, el resto de fuerzas no participarán, pues no dan validez al referéndum. Tampoco habrá debates televisivos. Las formaciones políticas con representación parlamentaria tienen derecho a utilizar el 70% de los espacios informativos públicos gratuitos en los medios de comunicación de titularidad pública. 

Temas

Comentarios

Lea También