De Risto Mejide al Conde de Godó defienden el Corredor del Mediterrani

Dos comunidades que durante más de diez años vivieron de espaldas entran en un nuevo marco de relaciones con Madrid como ´enemigo común´.

Núria Riu

Whatsapp
El presidente de Mercadona, Juan Roig, junto al presentador Risto Mejide. Foto: Alba Mariné

El presidente de Mercadona, Juan Roig, junto al presentador Risto Mejide. Foto: Alba Mariné

Si hace diez años alguien hubiera dicho que el empresariado de Catalunya y la Comunitat Valenciana protagonizarían un acto conjunto para defender el arco mediterráneo, con la voluntad de que su reivindicación llegara a Madrid, le hubieran tomado por loco. Y, sin embargo, la desidia del Ejecutivo Central ha conseguido unir lo que nadie esperaba que encajara.

El empresariado de Levante desembarcó ayer en Tarragona. De hecho, ha sido desde el sur donde en los últimos meses han repicado más los tambores de guerra, convirtiéndose junto con un nuevo sistema de financiación en uno de los caballos de batalla del Ejecutivo de Ximo Puig. Y Tarragona es consciente de que la presión que puede venir desde València es la única que puede decantar la balanza si finalmente algún día hay voluntad política.

Finalmente se cerró una agenda con nombres de peso. En la primera fila, el presidente de Mercadona, Juan Roig, que, a pesar de no querer ser protagonista, el éxito de su proyecto empresarial ha hecho que su presencia no pueda pasarse por alto. Roig estuvo en primera fila acompañado por el conde de Godó, Javier Godó.

Joaquim Gay de Montellà, presidente de Foment del Treball, y José Luis Bonet, presidente de Cámara de España, son otros de los representantes que estuvieron presentes. Por parte de los gobiernos autonómicos, Ricard Font y Josep Vicent Boira, ambos secretarios generales con responsabilidades en materia de infraestructuras.

Empresas como Balearia, Pamesa, Chocolates Valor, Seat y Ford, entre muchas otras, estuvieron representadas. Despertó el interés la presencia del mediático Risto Mejide, que detrás de sus gafas negras siguió todo el acto desde la tercera fila al lado del rector de la URV, Josep Anton Ferré. Mejide incluso interactuó con el hashtag #QuieroCorredor, colgando una fotografía en la que de forma gráfica se denunciaba que el tren desde Barcelona a València hoy tarda media hora más que hace diez años y decía: ‘La prueba de que vamos patrás’.

Entre los representantes locales estaban los presidentes de las patronales Cepta y Aeqt, del sector del transporte Feat, la Cambra de Comerç de Tarragona, el Port y algunas de las principales empresas del sector químico presentes en Tarragona. Un peso del tejido empresarial y económico que en cambio no se quiso darse a nivel político. El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, como anfitrión, estuvo sentado en la primera fila sin tener ningún tipo de protagonismo. No había ningún conseller ni tampoco el delegat del Govern en Tarragona o los alcaldes de ciudades vecinas, tan solo el diputado socialista Carles Castillo.

Desde la organización quiso pasarse de puntillas sobre cuestiones políticas, aunque incluso llegó a bromearse sobre el catalán/ valenciano y hubo una declaración de efecto con un: «Os queremos.Todos somos españoles y todos tenemos problemas con Madrid».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También