Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

De la pista al Saló de Plens

El entrenador del CBT, Berni Álvarez, compagina su tarea deportiva con la de concejal del PSC

Octavi Saumell

Whatsapp
Berni Álvarez, este viernes, en el Ayuntamiento de Tarragona. Foto: Pere Ferré

Berni Álvarez, este viernes, en el Ayuntamiento de Tarragona. Foto: Pere Ferré

El fichaje de Berni Álvarez por el PSC fue la gran sorpresa de las elecciones municipales del pasado 26 de mayo. El entrenador y principal referencia del baloncesto en la provincia ocupó el número ‘5’ de la candidatura liderada por el entonces alcalde Josep Fèlix Ballesteros. Desde el 15 de junio es un edil en la oposición.  

El salto a las filas socialistas de este seguidor de Leiva, Sabina o Manolo García fue el inicio de una nueva etapa en la vida de Berni, que está marcada por el deporte de la canasta. Nacido en Reus, vivió cuatro años en la capital del Baix Camp, hasta que su familia se trasladó a Tarragona. Estudió en el Miracle y en el Seminari, y empezó a jugar a baloncesto en el Nàstic. Después se fue a La Salle Tarragona y al CBT, club con el que jugó hasta 1995, cuando fichó por el Pamesa Valencia. El entrenador balcánico Miki Vukovic le reclutó para el conjunto naranja, tras fijarse en su gran lanzamiento desde la linea de triples, logrado en gran parte gracias a su admiración por el legendario Drazen Petrovic. 

Tras un año en la Liga EBA, el 5 de septiembre de 1996 fue el primer tarraconense en debutar en la máxima categoría, anotando ocho puntos en los 22 minutos que jugó en el partido que su equipo perdió en Manresa por 88-78. En el año 2000, Berni se casó con su pareja de toda la vida, Judit, con quien tiene dos hijas: Carla, de 14 años, y Martina, de 11. 

Álvarez vivió sus mejores años en la capital del Túria, siendo una pieza clave del equipo que ganó la Copa del Rey en 1998 y que fue subcampeón de la Copa Saporta en 2001. Ese verano, con 30 años, dio un giro a su carrera y fichó por el Caprabo Lleida, que se estrenaba en la Liga ACB. En la Terra Ferma estuvo tres años, confirmando a los leridanos como un equipo de media tabla de la máxima categoría. En total, Berni militó ocho años en la ACB, jugando 277 partidos y encestando 402 triples, con un 38% de acierto.  

En 2004 decidió volver a Tarragona, de la mano de un CBT que se intentaba consolidar en la Liga LEB 1. En el Serrallo jugó hasta 2010, con un único paréntesis la campaña 2007/08 en la que volvió a Lleida. En mayo de 2010 colgó las botas pero estrenó pizarra como entrenador del conjunto azul. De hecho, aún continúa en el cargo tras haberlo dirigido en Leb Oro, LEB Plata y la actual Liga EBA. Desde 2012 también es empresario de una tienda deportiva de la Rambla Nova. 

«La apuesta: el turismo deportivo»
Berni se decidió a dar el salto a la política después de colaborar con la organización de los Juegos del Mediterráneo de 2018. «Empecé a ver proyectos que podían venir a Tarragona si se apostaba por el turismo deportivo gracias al Anillo Mediterráneo y al contacto que tuve con las federaciones deportivas. Esto coincidió con la propuesta de Pep Fèlix y me lancé», relata el edil, quien ya formaba parte del Senat Tarragoní. 
Precisamente, el hecho de «poner orden y potenciar el deporte» es la gran motivación de Berni para estar en el Saló de Plens.

«Es uno de los sectores que en el futuro puede dar más potencial a la ciudad», afirma Álvarez, quien considera que a los tarraconenses «nos falta mostrar más todo lo que tenemos. Desde fuera nos ven aún como un diamante en bruto, cuando la realidad es que ahora tenemos unas instalaciones deportivas únicas», afirma. Berni receta más «autoestima» para que Tarragona anote su gran triple.  

Temas

Comentarios

Lea También