Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Decepción vecinal por el parón de las actuaciones en la Part Alta de Tarragona

La reforma de Ca l´Agapito, que no se ha iniciado, se lleva más del 40% de la inversión

Octavi Saumell

Whatsapp
En junio se cumplirá una década desde que la Generalitat concediera las subvenciones para la mejora integral del Casc Antic. Foto: Pere Ferré

En junio se cumplirá una década desde que la Generalitat concediera las subvenciones para la mejora integral del Casc Antic. Foto: Pere Ferré

Los residentes del Casc Antic se muestran decepcionados por el parón que han sufrido las actuaciones a lo largo de los últimos años. «Todo empezó de una forma muy ilusionante. Se arreglaron muchas cosas y la interlocución con las administraciones era constante» recuerda el presidente de la Associació de Veïns de la Part Alta, Manel Rovira.

El representante de los vecinos del Casc Antic explica que, entre las actuaciones que se realizaron durante los primeros meses de vigencia del plan, destacaron «el asfaltado de varias calles, las subvenciones para poner ascensores en los edificios, el arreglo de luces y desagües y la adaptación de la entrada a varios comercios para las personas con movilidad reducida». Rovira indica, esto sí, que «para mí fue un error destinar más del 40% del plan para una sola actuación» que es la prevista para la reforma integral de Ca l’Agapito para que se convierta en un centro social. «A parte, coincidió con lo peor de la crisis económica y todo se paralizó. Es una lástima porque, en líneas generales, es un plan que ha sido bastante positivo para el barrio» indica el portavoz de la entidad.

‘Resultados no justificados’

Por su parte, desde la Associació Casc Antic i Voltants, Joaquim Castellví se expresa de una forma mucho más crítica. «La sensación es que no se ha puesto el acento en las prioridades reales del barrio. El dinero gastado no se está justificando con resultados visibles» critica el residente de la Part Alta, quien también considera que una de las claves del retraso «son los cinco millones de euros que la exconcejal Carme Crespo prometió para la reforma de Ca l’Agapito».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También