Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Decimos no a una Europa que mata"

La campaña 'Casa nostra, casa vostra' llegó ayer a Tarragona con un acto en el Balcó del Mediterrani. Cerca de un centenar de personas asistieron para reivindicar que la ciudad quiere acoger a refugiados

Carlos Domènech Goñi

Whatsapp
Los asistentes formaron, como símbolo de denuncia, las letras TGN con velas en el suelo. Foto: Pere Ferré

Los asistentes formaron, como símbolo de denuncia, las letras TGN con velas en el suelo. Foto: Pere Ferré

El Balcó del Mediterrani lucía en su máximo esplendor. El sol, asomando entre las nubes grises, teñía el cielo de rojo encima del todopoderoso mar Mediterráneo. Este último, protagonista de millones de historias, es una puerta de entrada a Europa para todos aquellos que huyen de la guerra. Es su última esperanza. Pero en los últimos años se ha cobrado muchas vidas. Demasiadas.

Tarragona reivindicó ayer por la tarde que la ciudad quiere acoger. «Solicitamos y exigimos la llegada de los refugiados», dijo la edil de Cooperació en el Ayuntamiento, Ivana Martínez. Cerca de un centenar de personas escuchaban atentamente sus palabras. Frente a ella, una gran pancarta se extendía a lo largo de las escaleras del Balcó. «Volem acollir», decía. Una consigna que se repitió a lo largo del acto, organizado por la campaña ‘Casa nostra, casa vostra’.

Decenas de velas encendidas sirvieron para simbolizar el apoyo de la ciudad a los refugiados. Las letras TGN fueron rellenándose poco a poco a medida que los asistentes colocaban las velas. Eran llamas de esperanza. «Hay una Europa que sí quiere acoger. Hay una Europa que no quiere más muertes», reivindicaba la representante de la plataforma Stop Mare Mortum.

A medida que transcurría el acto, decenas de personas fueron acercándose. Pequeños y mayores. Todos unidos por la misma causa. Porque como recordaba Martínez, «a veces se nos olvida que nuestros padres, abuelos o bisabuelos también fueron refugiados».

«Exigimos que la Unión Europea abra las fronteras. Queremos que acabe este genocidio del siglo XXI», exclamó la portavoz de Stop Mare Mortum. Y los aplausos rompieron el silencio.

El acto sirvió también para recoger firmas a favor de la campaña, que finalizará el próximo 18 de febrero con una manifestación en Barcelona. «Hay un autobús reservado por el consistorio para poder asistir», recordó el representante de ‘Casa nostra, casa vostra’ en la ciudad. Tarragona demostró ayer que es solidaria. Y Martínez lo dejó claro: «Queremos acoger y acogeremos».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También