Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Defensa aplaza el cierre de la Subdelegación en la Rambla Vella

El Ministerio pospone el traslado hasta la Comandancia Naval este año y estudiará la viabilidad de la opción planteada en el futuro
Whatsapp
La sede de Subdelegación de Defensa se encuentra en la Rambla Vella y está operativa desde 1822. Foto: Ll. Milián

La sede de Subdelegación de Defensa se encuentra en la Rambla Vella y está operativa desde 1822. Foto: Ll. Milián

El Ministerio de Defensa impulsó en 2014 un plan trianual para reordenar las instalaciones de todo el país y racionalizar los efectivos ante la necesidad de recortar gastos. En esta primera fase de la Propuesta de Racionalización y Utilización Eficiente del Patrimonio Inmobiliario del Ministerio de Defensa (Prepidef) se habían estudiado 109 instalaciones de toda España repartidas en 49 actuaciones.

Una de ellas era Tarragona. La idea inicial de la propuesta era liberar los 2.192 metros cuadrados de la Subdelegación de Defensa –el edificio bicentenario de la Rambla Vella– y reubicar los servicios y el personal en la sede de la Comandancia Naval, ubicada al otro lado de la Plaça dels Carros, en la zona del Port.

De momento, según fuentes del Ministerio de Defensa, esta actuación de reordenación de instalaciones en la ciudad se ha pospuesto para el futuro y este año no se prevé que haya movimientos en este sentido. Uno de los argumentos esgrimidos por el propio Ministerio es que el cierre de instalaciones y reubicación de los servicios en otro edificio o lugar no siempre posibilitan un ahorro económico para el Estado. Por ello, algunas de las instalaciones incluidas en esta primera fase de momento se han paralizado y no se descarta, incluso, que terminen excluyéndose del Prepidef.

 

Edificio histórico

La historia del edificio que alberga la Subdelegación de Defensa en Tarragona empezó siendo propiedad de la iglesia hasta que el Ejército tomó posesión del mismo en 1822. El edificio ha mantenido a lo largo de estos siglos su aire palaciego y sólo cambia de nomenclatura en 1995 para dejar de ser Gobierno Militar y llamarse, desde hace 20 años, Subdelegación de Defensa.

El inmueble tiene cuatro funciones: la actividad propia de la Subdelegación –cuyo responsable es el capitán de navío Joaquín Ballesteros–, órgano de apoyo de reclutamiento; sede de la delegación provincial del Instituto Social de las Fuerzas Armadas y finalmente, sede provincial de la Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También