Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Del dol a l’amor’ rompe el silencio sobre el duelo perinatal y neonatal

Documental. El proyecto, elaborado por tres alumnos de la URV, contribuye a visibilizar el duelo perinatal y neonatal

Sílvia Fornós

Whatsapp
Fotograma del documental ‘Del dol a l’amor’, que es el resultado del Trabajo de Fin de Grado de tres estudiantes de la URV. Foto: Cedida

Fotograma del documental ‘Del dol a l’amor’, que es el resultado del Trabajo de Fin de Grado de tres estudiantes de la URV. Foto: Cedida

«No se supera, no se olvida, las cosas evolucionan. Tuve la suerte de conocer durante 22 días a Martí, pero hay padres que no tienen esta suerte». Este es el testimonio de Carles Sánchez, quien rompe el silencio sobre el duelo perinatal y neonatal que viven muchas familias en el documental Del dol a l’amor. El proyecto es el Trabajo de Fin de Grado de tres estudiantes de Comunicación Audiovisual de la Universitat Rovira i Virgili: Irene Margalef, Ariadna Martínez y Gabriel Novau

«Hace dos años vi en Montbrió del Camp una exposición fotográfica del proyecto Stillbirth, de la psicóloga y fotógrafa barcelonesa Norma Grau, impulsada por Dol d’estels, el primer grupo de ayuda mutua de la provincia para padres que han sufrido la muerte gestacional o perinatal de un hijo», recuerda Irene. Stillbirth es un proyecto fotográfico dedicado a los bebés que nunca pudieron ser fotografiados y a sus familias en duelo. «Con estas imágenes se le da un lugar y una identidad al bebé fallecido, y se reivindica la paternidad más allá de la muerte de un hijo», describe Norma Grau en www.proyecto-stillbirth.org

Del dol a l’amor explica la experiencia de cuatro familias que han sufrido una muerte gestacional o perinatal. «Son padres que han pasado por ello de manera muy diferente, porque la Jana y Martí fallecieron después de nacer, mientras que Amèlia y Júlia fallecieron durante la gestación. A pesar de las distintas circunstancias, otras familias que vean el documental se pueden sentir identificadas con sus situaciones y a la vez apoyadas». Las cuatro parejas tienen en común su paso por el grupo de ayuda mutua Dol d’estels. 

Altavoz social

Con los recursos de la URV a su alcance, Irene, Ariadna y Gabriel tuvieron claro, desde el principio, que el proyecto documental cumpliría con una función social. «Aunque todavía es un tema tabú, nos decidimos a seguir adelante porque creíamos que un documental era la mejor manera de visibilizar la experiencia de las familias que han afrontado la muerte gestacional o neonatal de un hijo», asegura Ariadna. 

Dol d’estels ayuda a padres que han sufrido la muerte gestacional o perinatal de un hijo

La labor de documentación, explican los estudiantes, fue fundamental a la hora de afrontar esta realidad. «Los tres partíamos del mismo tabú y también tuvimos que romper nuestros propios tabúes a partir de la información», explica Irene, mientras que Ariadna destaca que a medida que avanzaba la producción del documental, «fue cuando realmente empezamos a romper estos tabúes, hablando con las cuatro familias y conociendo su historia. Hablaban con normalidad y nosotros aprendimos a normalizar el hablar del tema», añaden las estudiantes. Ambas hacen referencia al informe Umamanita, un estudio sobre la calidad de la atención sanitaria en casos de muerte intrauterina que se elaboró entre 2012 y 2018. Liderado por el investigador Paul Cassidy, el estudio recoge que en España se producen alrededor de 2.000 casos de muertes intrauterinas al año durante el tercer trimestre de gestación. La cifra asciende hasta seis niños al día si se cuentan las pérdidas del primer y segundo trimestre.

El dolor del silencio

En 42 minutos, el documental Del dol a l’amor es «sincero, emotivo y muy personal», en palabras de Irene y Ariadna. «Toda la estética evoca a la infancia y durante las entrevistas con las familias detrás había un lienzo con los nombres de sus hijos, porque son ellos los protagonistas, y como espectadores los tenemos presentes todo el tiempo», explica Ariadna. 

Irene Margalef, Gabriel Novau y Ariadna Martínez. FOTO: Cedida

«Llegamos, nos hicieron la ecografía y enseguida la ginecóloga nos dijo que no había latido» o «tienes un vacío enorme y no sabes ni cómo hacerlo. Esperas llegar con un bebé y llegas con una caja llena con sus objetos del hospital» son algunos de los testimonios de las familias que se pueden escuchar en el trailer del documental. Todo ello hace que Carles Sánchez, impulsor junto a su pareja Anna del grupo de ayuda mutua Dol d’estels, reconozca que «queremos que el tema se visibilice porque es un tabú social muy grande y este silencio hace mucho daño a las familias que lo han sufrido, lo sufren y lo sufrirán, y porque todo lo que podamos hacer para dar voz a esta cuestión lo haremos». 

Opina que hablar del duelo perinatal y neonatal «ayuda a no sentirse solo, a no sentirse desgraciadamente excepcional y a no tener tanta culpabilidad al principio, que es una fase por la que coincidimos que pasamos todos los padres». 

Los estudiantes han presentado el proyecto en el Pitching Audiovisual frente a la industria

Ahora, el mensaje del documental Del dol a l’amor ha llegado hasta la última edición del Pitching Audiovisual, una iniciativa impulsada por el Clúster Audiovisual de Catalunya con el objetivo de conectar el talento universitario con la industria audiovisual. El pasado 22 de noviembre Irene, Ariadna y Gabriel presentaron en formato pitch su proyecto documental frente a profesionales y empresas del sector para captar su interés. 

Sobre la experiencia, Gabriel explica que «tuvimos siete minutos exactos en los que, yo e Irene, presentamos el proyecto delante de diez personas responsables o representantes de productoras de no ficción. Mientras, durante otros siete minutos los productores, en turnos de palabra, nos preguntaron más aspectos sobre el proyecto». Después llegó el momento One to one en el que –dice Gabriel– «en una sala, los productores interesados tuvieron unos minutos para hablar con nosotros, tiempo en el que nos expresaron su opinión y nos hicieron más preguntas». 

A partir de ahora, uno de los deseos de Irene, Ariadna y Gabriel es que «Del dol a l’amor pueda llegar a un medio más amplio como la televisión». Mientras, los estudiantes seguirán adelante con la proyección del documental (a nivel particular, hospitales, asociaciones o ayuntamientos) para «dar visibilidad al duelo perinatal y neonatal que viven muchas familias y romper este silencio». 

Temas

Comentarios

Lea También