Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Del lazo amarillo al comecocos: guerra de símbolos en Els Pallaresos

Van encapuchados, actúan de noche y se graban para dejar registro de sus acciones. Así trabajan los autores de estos actos que desmontan todos los iconos independentistas en los pueblos

Raúl Cosano

Whatsapp
Pacman preside la entrada principal del Ayuntamiento de Els Pallaresos. Foto: DT

Pacman preside la entrada principal del Ayuntamiento de Els Pallaresos. Foto: DT

Van encapuchados, actúan de noche y se graban para dejar registro de sus acciones. Lo difunden todo en cuentas de Twitter donde se hacen llamar Resistència Alta Tabarnia y son algo así como la respuesta unionista a los CDR, una suerte de comandos que ejercen la réplica a los símbolos independentistas que jalonan calles, parques y plazas de los pueblos.

Siguen la pista de la señal soberanista para ir tras ella y eliminarla o tunearla, despachando tesón y mofa. Que hay un lazo amarillo en una pared de Mont-roig del Camp, pues unas pinceladas de rojo para acicalarlo como si fuera la mayor enseña rojigualda; que ondea una pancarta de presos políticos en el Ayuntamiento de Montbrió, pues se retira de madrugada con un gancho; que hay otro lazo en Perafort, se repinta y se le dibuja una cara sonriente; que cuelga un cartel que indica que un municipio pertenece a la República Catalana, se retira y, por supuesto, se documenta en las redes, un auténtico álbum de todas estas intervenciones.

FOTO: DT

Hasta el dibujo de un lazo amarillo se puede modificar para que parezca que pone ‘olé’. Y son capaces, en esas acciones a pachas entre el incivismo ideológico y la ‘performance’, de a una pintada en la que pone ‘Junqueras free’ añadirle ‘ki’ (Junqueras ‘friki’). 

Los mensajes reivindicativos son contundentes, directos y sin medias tintas: «Liberados los pueblos de Maspujols y Vilanova d´Escornalbou de carteles imaginarios que no representan la realidad ni el querer de todos sus vecinos». Y otro tuit donde se saca pecho del trabajo: «La Resistència Alta Tabarnia libera Riudecanyes de simbología que oprime a algunos de sus ciudadanos».

Estos grupos trabajan sobre todo en pequeños núcleos del interior. Han pasado por Vinyols i els Arcs, Perafort, Castellvell del Camp, Vila-rodona, Rodonyà, Salomó o Masllorenç, aunque también han actuado en Reus y han pasado por el Campus Catalunya de la URV, en Tarragona. Hablan  de limpieza e incluso de «tour provincial» de «24 horas de locura». El grupo ‘Cruzada de 300’ también se ha dejado ver en Montferri, El Morell o Vilabella. 

FOTO: DT

El caso más esperpéntico –y hasta cómico– ha ocurrido estos días en Els Pallaresos. El inmenso lazo amarillo que se dibujó en su día ante el ayuntamiento –el gobierno municipal se desmarcó siempre de esa acción– fue repintado en los extremos de rojo, junto al número 155 escrito. 

No terminó ahí la cuestión de marras, porque poco después fue coloreado de nuevo íntegramente en amarillo, recuperando su tono inicial. En la madrugada del martes al miércoles llegó el último giro de guión. Ni lazo amarillo ni bicolor: un inmenso Pac-Man frente a la Casa de la Vila. 

A última hora de este jueves, el grupo Resistència Alta Tabarnia publicó en su cuenta de Twitter el vídeo en el que se muestra cómo se pintó el comecocos sobre el lazo. 

Así reivindicaban la acción sus autores: «Tras repintar el gran lazo amarillo que presidía el ayuntamiento dels Pallaresos y que nadie lo limpiara, ya que solo representa a una parte de la sociedad catalana, lo hemos transformado en lo que realmente es: un gran comecocos». Una foto de varios encapuchados ataviados con brochas da fe de la intervención, último capítulo de esta guerra de iconos, callejera y a veces tensa. 

Temas

Comentarios

Lea También