Deniegan la gran invalidez a una profesora de Tarragona con daños cerebrales

La mujer sufre episodios de alucinaciones, mutismo e incontinencia. El INSS le ofreció la dependencia severa y una discapacidad del 75%.

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo del Palau de Justicia de Tarragona. Pere Ferré

Imagen de archivo del Palau de Justicia de Tarragona. Pere Ferré

La profesora tiene acreditada atrofia cortical y diagnosticada depresión con episodios psicóticos, por lo cual sufre alucinaciones, mutismo, problemas graves de orientación; tiene que usar pañales y depende de la ayuda de su marido para su vida diaria. El INSS, a pesar de reconocerle dependencia severa y una discapacidad del 75%, le denegó la gran invalidez.

El juez falla que tiene "el derecho a percibir una pensión del 100% de su base reguladora, más el complemento de Gran Invalidez". La defensa, ejercida, detalla que ahora la profesora cobrará un complemento de 1.664 euros al mes sobre la pensión de 2.707 euros que ya percibía por incapacidad absoluta.

Además, la sentencia falla un pago adicional de atrasos, equivaliendo a 22 meses de mensualidades de complemento no cobrado, lo cual supone alrededor de 41.000 euros.

El juez invoca abundante jurisprudencia para calificar como gran invalidez "la imposibilidad" de realizar un acto esencial para la vida diaria sin ayuda externa", como es el caso de la profesora.

Así, ejemplifica, "no poder satisfacer una necesidad primaria" y "no poder vestirse, desvestirse y pasear de manera prolongada".

"Tampoco hace falta que la necesidad de ayuda sea permanente y continuada"- puntualiza el juez-, "como la imposibilidad de colocarse la prótesis de la pierna sin la ayuda de otra persona".

La sentencia también precisa que "no se considera gran invalidez la mera dificultad en la realización de los actos esenciales para la vida".

Temas

Comentarios

Lea También