Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncia contra la rebaja del agua para los empadronados en La Bisbal

ERC, en la oposición, lleva el caso al Síndic de Greuges, y asegura que es una medida discriminatoria e inconstitucional

José M. Baselga

Whatsapp
El pleno municipal en el que se aprobaron las nuevas tarifas del agua.  Foto: DT

El pleno municipal en el que se aprobaron las nuevas tarifas del agua. Foto: DT

La diferencia de tarifa de agua que ha aprobado el Ayuntamiento de La Bisbal del Penedès (CiU-PSC) entre quienes están empadronados en el municipio y los que no, ha motivado una denuncia de ERC, que considera la medida como inconstitucional.

Mientras el gobierno local señala que es gracias a los empadronados que un municipio recibe recursos de administraciones superiores y por ello aplica la medida, la oposición cuestiona la legalidad y ha llevado la aprobación ante el Síndic de Greuges, que ya ha cuestionado medidas similares en alguna ocasión.

La medida aprobada por el Ayuntamiento contempla una rebaja del recibo de los empadronados que pasarán de pagar 35,94 euros de mínima a 25,02 euros. Así, los empadronados tienen para el primer tramo de consumo una rebaja de entre el 13 y el 20% y del 7% (hasta 20m3) para el segundo tramo. Para ERC supone una discriminación para quienes no puedan o no quieran empadronarse en el municipio pero que pagan impuestos.

Buscar otras razones

El Síndic ya señaló que en un municipio pueden establecerse diferentes tarifas en base a criterios como núcleos de población y urbanizaciones con redes diferenciadas, el coste del servicio en cada zona o incluso por el número de personas que residen en la vivienda, bonificaciones de carácter social e incluso el uso que se le da al agua, pero las diferentes tarifas no pueden justificarse por el hecho de estar o no empadronado.

Las nuevas tarifas se basan en un estudio elaborado por la empresa concesionaria del servicio FCC Aqualia y se aprobaron con los votos de CiU y PSC y la negativa de ERC, que considera ilegal la diferenciación. La rebaja es en los tramos de consumo ya que las cuotas de contador, servicio o infraestructuras se mantienen iguales en ambos casos. El informe del Síndic no es de obligado cumplimiento, pero los afectados que recurriesen a los tribunales podrían ganar ya que hay diferentes sentencias en este sentido.

Paga quien más gasta

Las nuevas tarifas aplican los tramos de la Agència Catalana de l’Aigua con el objetivo de que paga más quien más gasta. Así, si antes para un consumo de hasta 18 m3 costaba 0,10 euros el m3, ahora pasa a costar 0,34. Para el tramo de hasta 30 m3 que costaba a 0,50 el m3 ahora son 1,25 euros. Y de 36 a 50 m3 que costaba a 1,25 el m3, ahora son 3 euros.

El incremento de precio también ha recibido las quejas de ERC que señala que para el primer tramo la subida es del 340%. El gobierno dice que hace 15 años que las tarifas no se tocaban y han tenido que actualizarse. El Síndic en informes similares considera que debe analizarse una estructura tarifaria en la que repercusión de los costes fijos que genera el suministro se hiciese a través de una cuota homogénea y diferenciada del agua consumida, como ya se hace en La Bisbal.

Las cuotas

Sin embargo, si esta cuota es igual para todos los vecinos, el coste del servicio, en proporción al volumen de agua consumida, sería mayor para quien realiza un uso por temporadas del servicio. Sin embargo la facturación que separa el gasto fijo del consumo producido, limita la posibilidad de penalizar a quien más consume ya que el coste fijo suele ser la práctica totalidad de la factura.

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También