Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian la basura acumulada en un local abandonado de El Serrallo

Además de los malos olores y de la presencia de ratas y cucarachas, a los vecinos les preocupa un posible incendio
Whatsapp
El local, ubicado en la calle Espinach del barrio marinero, lleva dos meses abierto. Foto: Pere Ferré

El local, ubicado en la calle Espinach del barrio marinero, lleva dos meses abierto. Foto: Pere Ferré

A los vecinos de El Serrallo les preocupa la situación en que se encuentra un local abandonado en los bajos del número 1 de la calle Espinach. Se trata de un inmueble que en su día fue tapiado y cerrado con cadena y candado, pero que en la actualidad permanece abierto y se ha comenzado a utilizar de vertedero:«Como hay tanto gamberro, alguien rompió la cadena y accedió al interior. Lo que pasa es que el local estaba vacío y no pudieron llevarse nada, pero eso ya quedó abierto y cualquiera puede acceder», lamenta Pau Pomerol, vecino que ayer mismo presentó una instancia en la Oficina Municipal d’Atenció al Ciutadà explicando el problema y rogando una solución.

«Ahora hay gente que aprovecha para tirar allí la basura. Incluso algunos vecinos que deben de pensar que para qué van a andar hasta el contenedor si se lo pueden ahorrar. Así que hay muchísima basura acumulada, y a eso se añade que, claro, han aparecido ratas, cucarachas, insectos... Se ha generado un problema evidente de salubridad e higiene», lamenta Pomerol, quien añade:«Todo eso por no mencionar el mal olor, que evidentemente es una molestia muy desagradable para quienes pasamos por allí a menudo y vivimos cerca».

Aun así, lo que más preocupa a vecinos, comercios y restaurantes del entorno es el peligro que un vertedero así puede conllevar:«Si pasa cualquiera y tira allí una colilla, con la cantidad acumulada de basura que hay, se puede generar rápidamente un incendio y podría suceder cualquier desgracia. Por eso creemos que la solución es urgente. No se trata sólo de un tema de molestias o de presencia de ratas, sino sobre todo de seguridad».

Pomerol explica que el local lleva así «alrededor de dos meses». «Había una tienda, la cerraron, y aunque la tapiaron con una pared de un metro, alguien consiguió saltarla y romper la cadena, supongo que creyendo que encontrarían algo de valor dentro, y desde entonces así está».

Al comunicar el problema al consistorio, a Pomerol le pidieron que rellenara la instancia que ya presentó ayer, y le comunicaron que «estudiarán el caso». «Sin embargo, al ser una propiedad privada, para entrar en el interior hay algunas dificultades jurídicas que espero que no atrasen la solución», concluye.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También