Más de Tarragona

Denuncian que el ICAM da el alta a pacientes sin visitarlos

El sindicato UGT ha recibido numerosas quejas de trabajadores que deben volver a sus empleos sin tener oportunidad de explicar personalmente su situación de salud

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
En Tarragona la sede del ICAM está en la Casa del Mar. FOTO:PERE FERRÉ

En Tarragona la sede del ICAM está en la Casa del Mar. FOTO:PERE FERRÉ

En los últimos meses el sindicato UGT ha recibido un goteo constante de quejas de trabajadores a quienes, estando de baja, el Institut Català d’Avaluacions Mèdiques, les da el alta sin visitarles presencialmente. Joan Llort, Secretario general del sindicato en Tarragona, explica que además se da la circunstancia de que a muchos se les notifica que deben volver a trabajar con retraso (entre 5 y 15 días después de que se toma la resolución) mientras que las empresas se enteran de manera casi inmediata a través de sus mutuas.

Y es que, según explica Llort, desde que comenzó la pandemia el ICAM ha estado teletrabajando y el porcentaje de pacientes que son visitados es mínimo. Así pues, a falta de una visita los pacientes no solo no son evaluados presencialmente, sino que no tienen oportunidad de explicar su situación o aportar documentos como informes de especialistas.

Altas sistemáticas

Enric Martín, responsable de Serveis Públics del sindicato, explica que, según su experiencia, pasados 18 meses de baja, a los pacientes se les da el alta independientemente de que su situación de salud no haya mejorado.

En algunos casos el propio organismo da el alta pero pone limitaciones a los trabajos que se pueden desempeñar. Así pues, ejemplifica, se da el caso de un trabajador cuyo trabajo implica conducir una moto, pero la propia resolución dice que debido a los medicamentos que toma no debe conducir. En casos así, muchas empresas, especialmente pequeñas, asegura, no siempre pueden adaptar el puesto de trabajo a las circunstancias del empleado.

Neus Roig, secretaria de organización de servicios públicos del mismo sindicato, explica otro caso: una trabajadora que trabaja atendiendo a personas. Hace doce meses le dieron la baja debido a un problema de la circulación sanguínea. Sus médicos determinaron que debe someterse a una operación, pero que para ello hay que hacer una serie de pruebas. Las pruebas se están retrasando debido a la lista de espera que se ha acumulado con la pandemia. La situación de salud de la mujer no ha mejorado, pero ha recibido el alta sin más explicación.

Roig explica que, mientras se resuelve la situación, intentarán que la empresa adapte el puesto de trabajo de la empleada.

Más problemas de salud mental

Martín apunta, además, que desde que comenzó la pandemia han aumentado significativamente los problemas de salud mental y en estos casos resulta incluso más difícil rebatir las altas cuando los trabajadores no se encuentran en condiciones de trabajar.

La otra parte del problema, explica Llort, tiene que ver con que el personal del ICAM ya estaba desbordado antes de la pandemia y esta situación ha venido a empeorar las deficiencias. A esto se suma, además, que a muchos trabajadores de Terres de l’Ebre se les cita en Tarragona, tal como se ha denunciado hace unos días.

Según Llort el ICAM atiende a unas 12.000 personas en la demarcación y las quejas que llegan a la UGT solo reflejan una parte de la realidad, teniendo en cuenta que dichas quejas también son dirigidas a otros sindicatos o abogados.

Respuesta del ICAM 

Consultados al respecto, desde CatSalut reconocen que es cierto que se pueden haber producido casos en estas circunstancias (altas sin visitar presencialmente a los pacientes), pero "tendrían que ser cuando la mutua gestores responsable del caso, en ejercicio de sus competencias de acuerdo con el RD 625/2014, previa citación del trabajador y visita por el facultativo, ha considerado que el trabajador ha recuperado su capacidad laboral, hace una propuesta de alta médica argumentada y motivada y le pone en conocimiento al trabajador que hace una propuesta de alta. El ICAM en sus funciones de control e inspección puede decretar el alta médica si está de acuerdo con la propuesta y si el médico de familia no justifica su continuación de incapacidad temporal por motivos clínicos".

En el resto de situaciones, asegruan,  "las visitas son presenciales y las altas son entregadas en mano".

En cuanto a la cuestión de demora en la notificación al recibir el alta, señalan que "esta situación puede corresponder a la entidad gestora INSS, responsable de emitir las resoluciones correspondientes de alta médica. Las altas por inspección son comunicadas en el acto médico de la visita o vía electrónica y telefónica, de forma inmediata a su emisión".

Temas

Comentarios

Lea También