Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian que una enfermera asuma la función del médico en la ambulancia

Colegios de Médicos y sindicatos son contrarios al nuevo modelo de transporte sanitario que se implantará. Las enfermeras denuncian que no tienen cobertura legal para sus nuevas funciones
Whatsapp
En 2013 las ambulancias de soporte vital avanzado atendieron 10.586 incidentes en el Camp de Tarragona.   Foto: Joan Revillas/DT

En 2013 las ambulancias de soporte vital avanzado atendieron 10.586 incidentes en el Camp de Tarragona. Foto: Joan Revillas/DT

Sólo será cuestión de meses que termine por concretarse lo que ya denunciaron los sindicatos del Sistema d’Emergències Mèdiques, SEM, el pasado mes de abril. La ambulancia de Soporte Vital Avanzado (preparada para atender emergencias de alto riesgo vital), popularmente conocida como ‘UVI móvil’, que cubre la ciudad de Tarragona pasará de contar con un técnico sanitario, una enfermera y un médico a trabajar sin el facultativo, sólo con la enfermera y el técnico.

El médico que iba en esa ambulancia formará parte de otro equipo que viajará en un turismo, un VIR, Vehículo de Intervención Rápida, junto a un técnico. Dicho vehículo, un recurso que ahora no existía, tiene un equipamiento similar al de la ambulancia avanzada, pero no puede realizar traslados de pacientes. La ubicación del VIR que cubrirá Tarragona todavía no está definida, pero se sabe que, además de la ciudad, también cubriría otras poblaciones de costa.

En el Camp de Tarragona dejarán de tener ambulancia con médico, además de Tarragona, El Vendrell y Montblanc (este último la tenía medio día). Por contra, Reus sí mantiene la ambulancia con médico.

En el conjunto de la región sanitaria se estrenarán tres VIR, incluido el que cubre Tarragona, pero todavía no se sabe dónde se ubicarán. Desde el Departament de Salut explican que la intención es que cubran tres áreas: Tarragona sur, costa norte e interior.

El nuevo modelo tiene vía libre después de que hace unos días el Cat Salut desestimara las alegaciones al concurso para designar la empresa que se encargará del servicio. En el caso de Tarragona y Terres de l’Ebre la ganadora resultó la UTE Egara -La Fuente.

Otra señal, explican desde los sindicatos, de que el modelo sigue adelante es el hecho de que los técnicos, médicos y enfermeras que trabajarán en las unidades avanzadas con enfermera USVAi y en los VIR, comienzan este mes de agosto los cursos para conocer el nuevo sistema de telecomunicaciones y, sobre todo, sus nuevas funciones.

 

Guía médica ‘maquillada’

Justamente las nuevas funciones de los profesionales son las que han despertado las críticas, en particular en lo que se refiere al trabajo que deberán hacer las enfermeras en las USVAi.

Fernando Vizcarro, presidente del Col·legi de Metges de Tarragona, asegura que todas las guías médicas americanas y europeas especifican que se necesitan tres personas: técnico, médico y enfermera, para atender las emergencias más graves, por lo que no entiende el interés por separar el equipo.

El colegio ya emitió un comunicado recientemente criticando concretamente la ‘Guía de actuación enfermera de urgencias y emergencias prehospitalarias’ que editó el SEM para sus enfermeras/os y pidiendo su revisión. En la misma se describen patologías y procedimientos que, a juicio del colegio, son competencia médica. Vizcarro, de hecho, la califica como una «guía médica maquillada» y teme que la misma no haga más que propiciar el intrusismo.

Vizcarro asegura que la eficacia del trabajo en equipo está más que comprobada y asegura que en el caso de los VIR, los médicos también echarán en falta el trabajo de las enfermeras. «Nos faltarán manos», ejemplifica, a la par que lamenta que sea en la demarcación de Tarragona donde se han realizado más «experimentos» con un modelo que funcionaba bien.

Lorenzo Gómez, del sindicato Metges de Catalunya, presente en el SEM, apoya la misma idea e insiste en que las enfermeras deberán realizar diagnósticos y tratar a pacientes, algo que no entra dentro de sus competencias.

Buena parte de la discusión se encuentra en el concepto de «delegación de funciones», que pueden realizar los médicos en las enfermeras. Es la situación que se quiere propiciar, advierten, con el nuevo modelo. La enfermera podría llamar al médico, generalmente el que se encuentra en el VIR, y este la autorizaría a hacer procedimientos y administrar fármacos.

Coinciden Vizcarro y Gómez en que la delegación de funciones siempre debe ser voluntaria tanto para el que delega como para el que la acepta. Se basa, además, en el conocimiento y la confianza mutuos y siempre para «procesos concretos previamente establecidos». En opinión de Gómez, con el nuevo modelo lo que se intenta es que la empresa, por sistema, obligue al médico a delegar funciones en la enfermera. Pone un ejemplo: «Puede pasar que me llame una enfermera con la que ni siquiera he trabajado, que ha hecho un diagnóstico de un paciente al que yo no he visto y que me pida autorización para administrar una medicación... Como comprenderá, es una responsabilidad que yo no puedo asumir. No creo que sea una buena situación ni para el profesional ni para el paciente».

 

Sin cobertura legal

Eva Valero, del sindicato de enfermeras SATSE, también del SEM, recuerda que actualmente las enfermeras no tienen cobertura legal para prescribir medicamentos y para realizar otras de las acciones que les tocará asumir cuando trabajen sin el médico en la USVAi. Es un tema, refiere, que no se suplirá, como se quiere hacer ver, con las 30 horas de cursos que deberán hacer antes de que se implante el nuevo modelo.

Los médicos que irán en los VIR, por su parte, también deberán hacer 30 horas de curso. Se formarán, por una parte, en la nueva tecnología que tendrán a su disposición, algo común para todo el personal, y, por otra, en labores que hasta ahora hace la enfermera, como la colocación de vías. De hecho, los técnicos sanitarios también recibirán un curso de vías de seis horas.

Tanto los sindicatos como el colegio critican que se ha querido exportar a Tarragona un modelo que ha dado buenos resultados en la ciudad de Barcelona, con la diferencia de que allí hay una gran concentración de hospitales de alto nivel, los vehículos llegan con rapidez a los puntos de la incidencia y pueden trasladar al paciente en cuestión de minutos. Les preocupa que en el Camp de Tarragona las zonas a recorrer son más extensas y no hay la misma concentración de hospitales.

Ponen el ejemplo de que se dé una incidencia en el centro de la ciudad y se decida enviar a la ambulancia con la enfermera. Si la enfermera estima que el paciente debe ser visto por un médico deberá espera a que este venga en el VIR y eso siempre que no esté en otra actuación. Lo mismo sucedería al revés, si el médico que va en el VIR considera que el paciente tiene que ser trasladado al hospital, tendrá que esperar a que llegue la ambulancia.

Desde el Departament de Salut, no obstante, defienden que el modelo ha sido testado con eficacia también en otros países y aseguran que la idea no es prescindir del médico en la ambulancia, sino «desdoblar» el servicio. Aclaran que de lo que se trata es de primar que el médico llegue para ofrecer una asistencia rápida y después, si es necesario, realizar el traslado del paciente al centro hospitalario.

Las mismas fuentes aseguran, además, que cada profesional realizará las funciones acordes con su titulación y no se les pedirá nada distinto, «cada profesional sabe lo que tiene que hacer», aseguran.

 

Enfermeras con experiencia

Una postura distinta sobre la polémica planteada por médicos y sindicatos es la que defiende la presidenta del Col·legi d’Infermers i Infermeres de Tarragona, Cristina Díez. Considera que las enfermeras que actualmente trabajan en el SEM en Tarragona cuentan con una amplia y contrastada experiencia en pacientes críticos, forjada no sólo en las ambulancias sino también en su trabajo asistencial. Refiere que desde los CAP hasta las plantas de hospitalización, los servicios de urgencias y las UCI, en muchas oportunidades es la enfermera la que realiza la primera actuación antes de que llegue el médico.

Recuerda, además, que es el centro coordinador ubicado en el SEMel que se encarga de decidir qué equipo mandar en función de la emergencia y que la enfermera siempre puede solicitar que acuda el médico si piensa que la situación excede sus competencias.

El colegio dio soporte a la guía editada por el SEM y Díez asegura, en respuesta al colegio de médicos, que en este material, «de intrusismo, nada». Díez insiste en la especialización de las enfermeras y señala que en el colegio se dictan cursos sobre estos aspectos, aunque explica que, desde el punto de vista académico, esta especialidad todavía no está reconocida.

Por su parte, Valero, del sindicato de enfermeras, considera que la experiencia a la que se refiere la presidenta del colegio, efectivamente, es común a muchas profesionales, pero eso no garantiza que quienes ingresen nuevas a los equipos tengan los mismos conocimientos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También