Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian que una zona de contenedores de TGN se ha vuelto un vertedero descontrolado

El Ayuntamiento dice que los residuos se recogen con la frecuencia adecuada pero reconoce que hay un «problema grave de incivismo»

Norián Muñoz

Whatsapp
Imagen de la isla de contenedores, incluido el de poda, días atrás. Esta semana han limpiado.  FOTO: Cedida

Imagen de la isla de contenedores, incluido el de poda, días atrás. Esta semana han limpiado. FOTO: Cedida

«Es el pan nuestro de cada día, ves a gente que viene con la bolsa de basura colgada en el retrovisor del coche y lo tiran todo, ni siquiera se molestan en bajarse a meterlo en el contenedor», explica Carlos Lledó, uno de los vecinos de Mas d’en Pastor que están hartos de que una de las islas de contenedores que tienen (la que está en la entrada de la urbanización) se haya convertido en una especie de vertedero incontrolado. 

En la zona, un poco apartada, hay contenedores de las diferentes facciones de residuos y uno de poda que, aseguran, siempre se queda pequeño, especialmente en verano, cuando viene más gente a las casas.

Pero más allá del contenedor de la poda, el problema es que la zona ha sido asumida como una especie de ‘deixalleria’ informal donde con frecuencia se dejan muebles y materiales voluminosos. Es frecuente, además, que haya furgonetas descargando en el lugar desde materiales de construcción hasta cables y otros residuos similares.

El problema provoca no sólo malos olores y, eventualmente, la presencia de ratas, sino que se ha convertido en fuente de conflictos entre la quincena de familias que viven cerca de los contenedores y las personas que los usan de manera incorrecta.

Se recoge como en otros sitios

Desde la Conselleria de Neteja del Ayuntamiento de Tarragona señalan que el servicio de recogida de residuos en Mas d’en Pastor «se hace con normalidad de acuerdo a lo establecido en el contrato vigente y con las mismas frecuencias de vaciado que en las islas de contenedores de esta zona: cuatro días a la semana el ‘resto’ y la orgánica, tres días a la semana envases, papel y cartón y cada quince días el vidrio».
Reconocen, no obstante, que «nos encontramos con un problema grave de incivismo, ya que hay personas que dejan la poda, restos voluminosos y bolsas en el suelo».

En lo que se refiere a los residuos de poda que se suelen dejar en la zona en grandes cantidades explican que «sólo se pueden vaciar con la pala excavadora. Este vehículo está adscrito a la limpieza de solares municipales pero, periódicamente, se cambia su uso para que recoja los restos de poda u otros que haya en el suelo».

Justamente este martes la excavadora pasó por el lugar y retiró los restos. Pero los vecinos temen que la situación vuelva a repetirse en pocos días. Señalan que, paradójicamente, en la zona hay un cartel del consistorio que deja claro que no se pueden dejar residuos fuera de los contenedores. 

Los vecinos afectados plantean, visto que la situación lleva repitiéndose desde hace años, que se evalúe la posibilidad de mover los contenedores a la calle principal de la urbanización. Creen que el mayor movimiento de personas podría persuadir a los incívicos de acercarse. 

 

Temas

Comentarios

Lea También