Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian suciedad y ratas en el solar del antiguo Hostal del Sol

Los vecinos se quejan de la vegetación descontrolada y temen que se pueda producir un incendio con la llegada del calor
Whatsapp
La maleza crece en la zona que está detrás del aparcamiento del Passeig de Sant Antoni. Foto: Lluís Milián

La maleza crece en la zona que está detrás del aparcamiento del Passeig de Sant Antoni. Foto: Lluís Milián

Los vecinos de los edificios de la Vía Augusta aledaños al solar donde se levantaba el Hostal del Sol están preocupados. El terreno se encuentra lleno de vegetación descontrolada, con el consecuente peligro de incendios, ahora que comienza la época de calor.

Los vecinos de cuatro comunidades de la Vía Augusta han realizado un escrito donde señalan que desde hace más de cuatro años están solicitando infructuosamente al Ayuntamiento de Tarragona la limpieza del solar y la canalización de las aguas. «La vegetación, la suciedad, las ratas, las cucarachas... han ido proliferando», se quejan.

Valga recordar que el solar donde se encontraba hasta el año 2010 el del Hostal del Sol es de propiedad municipal. En una parte se habilitó la zona de plazas de aparcamiento de pago, a la cual se accede por el Passeig de Sant Antoni. No obstante, toda la parte posterior del solar quedó en desuso.

Pere, vecino de un bloque aledaño , comenta que «la sensación que tenemos es que el Ayuntamiento no pone ni la voluntad ni la logística para iniciar la limpieza y la canalización de las aguas. No puede ser que llevemos más de cuatro años detrás de esta incidencia... Todos vivimos pendientes de que no se produzca un incendio».

 

Prometen limpiarlo en breve

Consultado al respecto, Joan Sanahujes, concejal en funciones de Neteja, reconoce que la zona presenta dificultades por lo inclinado del terreno y, especialmente, por la presencia de varios cactus grandes.

Relata que hubo un primer intento de limpieza, pero tuvo que ser suspendido porque el operario que fue a hacer el trabajo resultó herido y tuvo que ser ingresado. Los hechos sucedieron, justamente, cuando intentó cortar uno de los cactus con una sierra mecánica y la planta se le vino encima.

En vista de ello, explica, han decidido buscar otra fórmula «para que los operarios trabajen con seguridad».

Apunta que, en breve, un grupo de trabajadores se encargará de desbrozar la vegetación de la parte donde no hay cactus. Posteriormente se ha llegado a un acuerdo con los Bombers de la Generalitat para que realicen una quema controlada de la zona de cactus. Eso sí, los bomberos han puesto la condición de que todo esté listo para hacer la quema antes del 15 de junio.

 

Proponían un jardín público

En el solar que hoy suscita las quejas se levantaba el edificio de ocho plantas del Hostal del Sol. El establecimiento, situado a las puertas del casc antic, contaba con 23 habitaciones y mantuvo su actividad desde 1960 hasta 1976. Después del cierre el local fue bastión del movimiento okupa durante años.

En el 2002, tras una dilatada lucha judicial, el Tribunal Supremo determinó que sólo se podía construir en una parte de la finca y que el inmueble debía desaparecer definitivamente. En 2009 el Consistorio compró el solar por 1,7 millones de euros.

Los trabajos de derribo no comenzaron hasta octubre del 2010 y terminaron en febrero de 2011. Costaron 148.000 euros.

El edificio tenía una superficie de 1.186 metros cuadrados y una de las dificultades del derribo consistía en no afectar la aledaña Casa Ripoll, un pequeño palacio de estilo modernista catalogado como monumento Patrimonial-Artístico.

Cuando finalmente se produjo, la ‘deconstrucción’, el hecho fue muy celebrado porque el edificio cubría la visión de la muralla. En 2011 el concejal de urbanismo de entonces, Xavier Tarrés, anunció que: «En poco tiempo el espacio se convertirá en una nueva plaza pública abierta para los ciudadanos». Incluso se proporcionó una imagen virtual (véase la foto adjunta) de cómo quedarían los trabajos. El futuro jardín se estructuraría en tres terrazas para adaptarse al desnivel del terreno.

Posteriormente, en agosto de ese mismo año, se habilitó allí una veintena de plazas de zona azul que todavía funcionan. Entonces se dijo que serían temporales, hasta que se abriera el párking Jaume I.

Consultados sobre el futuro del terreno, desde el consistorio informan que, al menos durante 2015, no está previsto construir nada en el solar. Fuentes municipales apuntan, además, que actualmente los esfuerzos, desde el punto de vista urbanístico, están puestos en el desarrollo de los equipamientos para los Jocs del Mediterrani Tarragona 2017.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También