Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Derivan a Barcelona a un menor grave ante la falta de UCI pediátrica en TGN

El pequeño, de cuatro años de edad, se cayó de un árbol y tiene un fuerte traumatismo en la cabeza. Su pronóstico es reservado
Whatsapp
El pequeño sigue grave en las instalaciones del hospital barcelonés. En este TAC se le realizaron las primeras pruebas. Foto: Hospital Sant Joan de Déu

El pequeño sigue grave en las instalaciones del hospital barcelonés. En este TAC se le realizaron las primeras pruebas. Foto: Hospital Sant Joan de Déu

Un niño de 4 años de edad se debate entre la vida y la muerte en la UCI pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu, en Barcelona. La gravedad del traumatismo, en la cabeza, y la falta de esta unidad sanitaria en toda la provincia de Tarragona han vuelto a poner de manifiesto la necesidad de un servicio de estas características en el hospital Joan XXIII.

El caso, salvando las distancias, recuerda al suceso que causó la muerte del farmacéutico Enrique Gherón, que sufrió un infarto el día de Navidad y no pudo ser atendido en Tarragona ante el cierre nocturno de la Unidad de Hemodinámica, un servicio hospitalario de primer orden que ya tiene Tarragona.

En el caso del farmacéutico, la gravedad de los hechos y la presión social obligaron al conseller de Salut, Boi Ruiz, a prometer y a cumplir la ampliación del horario a todo el día, que se puso en marcha el pasado 16 de febrero. Quizá la caída fortuita del pequeño también provoque una reflexión profunda en Salut para activar una unidad infantil que demanda el territorio.

Fuentes del Departament de Salut admitían ayer que están trabajando codo a codo con la Unidad de Pediatría del Hospital Joan XXIII para buscar una solución a esta carencia en la provincia. Las mismas fuentes del Departament admiten, pero, que el proyecto no será una realidad a corto plazo, como se desearía, y que se está trabajando para buscar el espacio físico y la inversión para ejecutarlo. Desde el propio Hospital Joan XXIII, siempre se ha defendido la necesidad de tener camas en la UCI para menores de edad, pero recuerdan que es un proyecto que depende de la Generalitat.

 

Una caída fatídica

El menor se cayó de un árbol pasadas las ocho de la tarde de este domingo en la urbanización Santa Marina, en Pratdip. El pequeño perdió el conocimiento y ante la gravedad de la situación sus padres, de origen extranjero, llamaron al 112 para pedir ayuda. Se activó el protocolo del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM).

Se envió al helicóptero medicalizado, con base en Móra, y la Unidad de Suport Vital Avançat (USVA) de Reus. Mientras llegaban, la ambulancia básica con base en L’Hospitalet de l’Infant se presentó primero en el lugar para dar apoyo a los médicos que estaban de camino.

 

Sin helicóptero de noche

Ante la dificultad de aterrizaje del helicóptero, se optó por que éste se ubicara en la entrada de la urbanización y se desplazara el paciente hasta allí en ambulancia. Sin embargo, la noche caía y el vuelo quedó anulado. El riesgo es demasiado alto y a día de hoy no se realizan de noche salvo en contadas ocasiones, confirmaban ayer fuentes del SEM.

Ante la falta de un transporte aéreo hasta Sant Joan de Déu, el hospital de referencia ante la ausencia de UCI pediátrica en Tarragona, el personal sanitario del helicóptero (médico y enfermero) se quedó en tierra para ayudar al de la ambulancia medicalizada y decidir cuál era la mejor opción.

Una de las que se barajaba era hacer un primer traslado del paciente hasta el Hospital Joan XXIII. La dirección del centro recomendó el viaje directo a Barcelona alegando que una parada en el camino podía ser más perjudicial que beneficiosa para el menor, que ya había sufrido convulsiones y unas tres paradas cardiorrespiratorias.

Desde el Hospital Joan XXIII recordaban ayer que el centro carece de UCIpediátrica y que la llegada de un menor sólo habría servido para realizar más pruebas (un TAC, por ejemplo), pero hubiera terminado trasladado igualmente a Barcelona.

Después de tratar al menor un par de horas en la misma urbanización del Baix Camp, la ambulancia medicalizada de Reus fue la encargada de llevar al paciente hasta Sant Joan de Déu. El menor llegó alrededor de la medianoche de este lunes y, según fuentes del hospital, sigue grave y su pronóstico es reservado.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También