Más de Tarragona

Descubren nuevos tramos del Acueducto Romano del Francolí en el Pont del Diable

Investigadores del ICAC intentan averiguar el trazado de unos quince kilómetros que llevaba agua hasta Tàrraco

ACN

Whatsapp
Los investigadores Anna Gutiérrez y Jordi López en uno de los fragmentos del acueducto descubiertos. FOTO: ACN

Los investigadores Anna Gutiérrez y Jordi López en uno de los fragmentos del acueducto descubiertos. FOTO: ACN

Investigadores del Institut Català d'Arqueologia Clàssica (ICAC) han descubierto en los últimos días varios tramos del acueducto romano del Francolí que llevaba agua hasta Tàrraco. Se trata de un acueducto de unos quince kilómetros, de los cuales la parte más emblemática es el Pont del Diable, que forma parte del conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El resto, en cambio, es prácticamente desconocido y ahora por primera vez se está intentando reconocer todo el trazado. Lo que queda después de más de 2.000 años son pequeños restos que a simple vista cuesta interpretar. Los científicos confían en poder tener claro todo el recorrido, desde el entorno de Vallmoll hasta Tarragona, hacia finales de año.

Fragmentos de la cerámica que se usaba para pavimentar el interior del acueducto. FOTO: ACN

Los historiadores creen que Tàrraco se abastecía de dos acueductos. Por un lado, el que cogía agua del río Gaià. Con unos 50 kilómetros de longitud es el más largo de Catalunya y, en la práctica, son dos diferentes que se acaban conectando en Puigpelat. El equipo liderado por Jordi López i Anna Gutiérrez lo han estudiado aproximadamente durante los últimos tres años y han conseguido topografiarlo a pesar de documentarlo.

Por el otro, el acueducto del Francolí, que es el que están buscando ahora. De momento han empezado por el entorno del Pont del Diable y ya han hecho los primeros hallazgos. Son restos complicados de identificar en medio de la montaña, campo a través y en lugares de difícil acceso, cubiertos de vegetación y de capas de tierra que se han ido acumulando con el paso de los siglos. Así, el recorrido se ha tenido que rehacer en base a pequeñas pistas, como recortes en la roca o fragmentos desmenuzados de muro o de la cerámica que recubría el pavimento y que se encuentran esparcidos por los alrededores de donde se encontraba la construcción.

El recorrido concreto del acueducto se adapta a la orografía del terreno. En algunos tramos serpentea, en lugar de ir recto. El motivo es que era más barato hacerlo así que construir puentes para salvar los desniveles. Las grandes construcciones, como el Pont del Diable, se usaban únicamente en casos extremos donde había que superar grandes barrancos y no había otra alternativa.

Construcción cubierta

Para localizar el trazado los investigadores también se ayudan de la cota, que les permite seguir cierta lógica a la hora de ubicarlo. "Los romanos hacían las canalizaciones de agua con un desnivel de un 0,2%", comenta López. Esto hacía que el agua circulara sin estancarse y a la vez sin coger una gran velocidad que malograra el interior de la construcción, puesto que los acueductos romanos eran cubiertos, ya fuera con una bóveda o con bloques de piedra. "Como ese agua era para beber, los cubrían porque no le diera el sol ni le cayera basura", especifica.

Los únicos tramos cubiertos de los que se tiene constancia están, paradójicamente, en el centro de Tarragona. El que está mejor conservado está entre dos edificios de la avenida Catalunya. Tiene unos 25 metros de longitud, poco más de un metro y medio de altura y es de piedra compactada con mortero. Periódicamente, en todos los acueductos entraban trabajadores de mantenimiento para limpiarlos de la cal del agua que se acumulaba o de suciedad. Una vez dentro de la ciudad, se distribuía canalizada hasta las fuentes públicas -donde se abastecía la población- y hasta las termas.

Pero el gran misterio actualmente es saber en qué punto se hacía la captación. Los investigadores del ICAC no tienen claro si era en la zona de Vallmoll o del Rourell. "Por la topografía pensamos que el agua puede ser que no venga del Francolí sino del torrente de Vallmoll, pero todavía no lo sabemos. Tenemos que seguir encontrando restos para saber donde nos llevan, sino nos quedaremos en el terreno de la especulación", reconoce López. La zona inicial transcurre bastante paralela al río y los científicos la explorarán durante las próximas semanas.

Tampoco se conoce el nombre del acueducto. La denominación de Francolí es contemporánea, pero López indica que no hay ningún documento que indique como se decía en época romana. Lo que está claro es que "todos tenían nombre", afirma. En el caso del acueducto del Gaià se ha sabido recientemente que se conocía como Aqua Augusta, un nombre en honor al emperador Augusto. Los científicos tampoco saben cuánto tiempo se necesitó para construirlo ni cuando entró en servicio.

Canteras a su alrededor

Otro elemento característico del acueducto del Francolí es que se han localizado una docena de canteras en el entorno del Pont del Diable, desde donde se extraía el material para construir esta obra de ingeniería civil. De estas, una la ha descubierto el equipo de científicos del ICAC. La mayoría están cubiertas de vegetación y son difíciles de identificar. Pero hay dos que son bastante particulares, puesto que se encuentran dentro de dos cuevas, conocidas como las Cuevas de la Pedrera. Gutiérrez explica que "los romanos buscaban piedra de calidad y la cogían de donde hiciera falta". Además, las Cuevas de la Pedrera tienen la particularidad que el acueducto pasa justo por encima, con lo cual el ahorro de energía en el transporte de la materia prima era evidente.

Cuevas de la Pedrera. FOTO: ACN

Pese a todo, López defiende que haría falta que las administraciones hicieran un esfuerzo para dignificar los diferentes hallazgos arqueológicos, protegerlos y hacerlos comprensibles para los visitantes. "No podamos museizar restos donde no hay nada conservado", como en muchos de los casos del acueducto, reconoce. Pero sí cree que "merecería la pena excavar los restos de la conducción y hacer un camino paralelo para que la gente la pueda ver". También propone recuperar las canteras, a partir principalmente de limpiar la vegetación y señalizarlas, y "hacer una ruta que permitiera verlas".

Temas

Comentarios

Lea También