«Descubres lo difícil que es ponerse de acuerdo»

Participación. Alumnos de bachillerato del Martí i Franquès se convierten en eurodiputados por un día... Y el debate se pone muy serio

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Un momento de la simulación del Parlamento Europero ayer en el instituto. FOTO: ÁNGEL ULLATE

Un momento de la simulación del Parlamento Europero ayer en el instituto. FOTO: ÁNGEL ULLATE

Es mediodía, pero llevan trabajando desde las nueve de la mañana y ahora mismo el debate se ha acalorado tanto que ni siquiera se dan cuenta de que hay testigos. La discusión gira en torno a si debería ofrecerse educación sexual en la escuela y el instituto. Un joven considera que se debería dejar que sean los padres quienes decidan en qué momento y qué explicar a sus hijos, «la familia también tiene una responsabilidad», apunta. Mientras, una compañera le contesta que de esa forma no se garantiza que todos los alumnos tengan acceso a información completa y de manera oportuna, «eso no es igualdad de oportunidades», le dice.

Los jóvenes en cuestión pertenecen al grupo de los socialdemócratas; aunque tal vez es el momento de aclarar que se trata de alumnos de segundo de bachillerato del Institut Antoni de Martí i Franquès y que están en medio de un simulacro del funcionamiento del Parlamento Europeo. Sus profesores les habían asignado previamente unos colores de manera aleatoria que han resultado ser los de los grupos políticos con mayor representación en la eurocámara: democristianos, socialdemócratas, liberales y verdes. Así pues, a más de uno le tocó defender alguna posición con la que no estaba de acuerdo.

Europa no está tan lejos

Cuenta la profesora Helena Barberà que la intención es que los alumnos, que tienen en su mayoría 17 y 18 años y que este curso dejarán el instituto, se den cuenta de que en Europa se toman decisiones que les conciernen.

Antes de reunirse por partidos políticos, los jóvenes han recibido una conferencia sobre cómo funciona el Parlamento Europeo y han estado trabajando en diferentes comisiones. Ricard Prió, uno de los participantes, reconoce que «con tanta gente descubres lo difícil que es ponerse de acuerdo... Pero también van saliendo ideas que no te esperabas». Su compañera, Lucía Medina, dice que entre todas las cosas que han discutido lo que ha centrado más su atención es la defensa de la educación pública.

Cuestión de conciencia

Acabado el trabajo de las comisiones y los grupos políticos llegaba el momento de celebrar el pleno. El encargado de presidirlo era el concejal de educación, ocupación y desarrollo económico, Manel Castaño. Le acompañaban el director del instituto, Jordi Satorra, y Marta Domenech, responsable de Europe Direct Tarragona, entidad impulsora de la actividad.

Aunque al principio del pleno Castaño tuvo que explicar cómo era la mecánica, lo cierto es que todas las propuestas fueron aprobadas; unas, por unanimidad y otras, en una mayoría conseguida en una votación bastante ajustada. Alguno de los participantes también demostró ser un ‘verso suelto’ pese a la insistencia de sus compañeros sobre el color que representaba.

La propuesta que consiguió el mayor consenso tenía que ver con la digitalización. Pedía garantizar que todos los alumnos tengan los medios técnicos necesarios para su educación; apoyar la digitalización de las empresas para que sean más competitivas, y formar a los trabajadores en estos temas.

La comisión de medioambiente propuso la creación de una asignatura obligatoria de educación ambiental y fomentar un transporte público eficiente y sostenible, a la par que pedía que se limite el tráfico de vehículos particulares. La de cultura y educación, por su parte, propuso ideas como aumentar el presupuesto de los programas Erasmus, fomentar el deporte o premiar a las editoriales de libros escolares que usen papel reciclado.

La propuesta que contó con más enmiendas y suscitó más debate fue la que tenía que ver con una asignatura que habla de igualdad de género o conocimiento de la diversidad LGTBIQ+.

Las propuestas aprobadas serán revisadas por todos los alumnos, ahora sí, acorde con sus propias ideas, ya que serán enviadas a la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

Manel Castaño los felicitó por el trabajo realizado. «Habéis vivido una representación de la diversidad ideológica... La democracia funciona por mayorías, pero no perdáis nunca la sensibilidad por los problemas de las minorías», les animó.

Temas

Comentarios

Lea También